Orientación y Formación Profesional, ¿una asignatura pendiente?

¿Es la Formación Profesional una opción realmente válida para TODO el alumnado o está de moda? Cuatro expertos, que trabajan en este itinerario formativo opinan desde su conocimiento y experiencia real, sobre si la FP es una opción a medida, si sirve para enriquecer la trayectoria académica con garantías, si se está llevando un proceso real de acompañamiento al alumnado o si la FP está siendo vendida con fuerza por organizaciones empresariales, administraciones y medios de comunicación y, sin embargo, sigue siendo una asignatura pendiente.

Formación

Fuente: Pixabay

La Formación Profesional: una opción a medida, por Óscar Boluda, profesor de F.P.

La Formación Profesional (FP) actual es fruto de la experiencia acumulada de muchos docentes que, desde la década de los 70 del siglo pasado, con la Ley General de Educación (LGE) en que ya se pretendía que la FP tuviera por finalidad específica, “la capacitación de los alumnos para el ejercicio de la profesión elegida, además de continuar su formación integral”.

En el siglo actual, tras la gran reforma de la FP promovida desde la LOGSE (1990), más algunos cambios introducidos con la LOE (2006) modificada por LOMCE (2013), ya podemos hablar de una Formación Profesional moderna que, en cualquier caso, sigue teniendo como objetivo principal la capacitación profesional de los/as alumno/as que la cursan así como, prestigiar una etapa que pasaba antiguamente por ser una mera segunda oportunidad para los menos estudiosos o con limitados recursos.

Camiseta A FP

PHOTO CREDIT: LAWRENCE WANG

En la actualidad, con un reconocimiento ascendente, tenemos nuevos retos para con nuestros alumno/as y el tejido empresarial del país, ¿Qué puede ofrecer la FP actual? El objetivo sigue pasando por ofrecer una capacitación actualizada, sin embargo, nuestros alumno/as actuales se enfrentan a unas circunstancias donde poseer competencias digitales será un requisito mínimo en cualquier profesión, ya sea para buscar empleo, formarse o desenvolverse en un puesto específico de trabajo. Paradójicamente, esta necesidad de digitalización debe llevar aparejada una formación humanística donde el alumnado, futuros técnicos, dispongan de ese bagaje cultural y ético, que llega donde difícilmente alcanzará la tecnología o esa inteligencia artificial, que nos conquista.

La FP, por sus características propias, es un tipo de educación que facilita enormemente, la adquisición de las competencias técnicas necesarias para cualquier titulado técnico, gracias a la formación específica y real dentro de una empresa y a la labor que desde el aula procuramos los docentes valorando la responsabilidad, el esfuerzo, las aptitudes, la creatividad y el respeto por los demás.

Afortunadamente, en la FP actual se evalúa cada vez más e incluso se califica, como es prescriptivo, al alumnado de acuerdo con unos valores personales precisos (y preciosos) indispensables para trabajar la profesionalidad y el perfil de persona que deseamos en nuestra sociedad y en los centros de trabajo.

Desde estas líneas animo a todos aquellos jóvenes a considerar cada uno de los numerosísimos títulos oficiales de Grado Medio y Superior que se ofrecen en las 26 familias profesionales existentes. Es fundamental una adecuada orientación para tomar la mejor decisión de acuerdo a las habilidades, intereses y oportunidades de empleo relacionadas con estas titulaciones.

Por mi experiencia, puedo afirmar que una inmensa mayoría de lo/as alumno/as que han titulado gracias a la Formación Profesional, repetiría sin duda esta elección; una alternativa que posibilita acceder en óptimas condiciones al mundo laboral, retomar los estudios y la autoestima, en ocasiones perdida, así como que te permite enlazar con otros estudios superiores. ¿Qué opción hay mejor?

Oscar Boluda

Óscar Boluda, profesor de Formación Profesional
https://www.efepeando.com
https://twitter.com/oscarboluda

 

Por una Formación Profesional que sirva para enriquecer la trayectoria académica, por Eduardo Moreno, profesor de F.O.L.

¿Sabías que en España un 40% de la población que tiene entre 24 y 55 años tiene titulación universitaria? ¿Y sabías que en la población que va de los 55 a los 74 años, ese porcentaje, es del 21%?

Hablando del 21%, ¿sabes que ese mismo porcentaje es el que marca el número de alumnos que abandonan la universidad?

No seguiré con más datos, podría hablar del 92% de contrataciones temporales que recaen en jóvenes de 16 a 29 años.

Si conectamos todas estas cifras hay algo que nos queda claro, necesitamos mucha más orientación académica y profesional, y lo/as alumno/as de Educación Secundaria, tienen que conocer mucho mejor las alternativas que tienen para conseguir acceder al mercado laboral con garantías.

Eduardo Moreno pizarra

FUENTE: Eduardo Moreno.

¿Por qué es tan necesaria la Orientación Académica y Profesional? Para reducir ese 21% de abandono en los campus universitarios.

Una manera de hacer que esa tendencia cambie podría ser alargar el “trayecto académico”, con dos cursos de FP en Grado Superior.

Hasta hoy, la inmensa mayoría sigue el itinerario tradicional, que no es otro que cursar Bachillerato, hacer la EBAU y aterrizar en el Campus.

¿Y si en lugar de hacer la EBAU, el alumnado de Bachillerato, se va a hacer una FP de Grado Superior de la familia profesional que esté vinculada a la carrera que le gusta?

Desde mi punto de vista es una táctica muy inteligente, en lugar de hacer un Bachillerato marcado por la EBAU, hago un Bachillerato en el que intento sacar la mejor nota posible, para acceder al Ciclo Formativo de FP que más me guste; luego en el Ciclo me esfuerzo por sacar las notas más altas, y una vez termino mi FP de Grado Superior, habiendo hecho unas primeras prácticas en una empresa, aprendiendo mucho sobre el mercado laboral, me incorporo a la carrera que me gustaba, contando, por qué no decirlo, con que en algunos casos tendré que hacer la EBAU específica, porque no llegaré a la nota de corte exigida para la admisión.

Este itinerario, tiene múltiples ventajas:

  1. Alguna asignatura convalidada.
  2. Dos años de madurez y de aprendizaje específico para la carrera (ideal para combatir ese 21% de abandono de la Universidad, que comentaba al inicio).
  3. Una primera experiencia profesional en las prácticas.
  4. Aprendizajes sobre búsqueda de empleo, marca personal, superación de entrevistas de trabajo, tipos de contratación y emprendimiento.

También tiene algunos inconvenientes, que, por otro lado, podrían solventarse con voluntad por parte de quienes diseñan nuestro sistema educativo:

  1. Se alarga de 4 a 6 años la incorporación al mercado laboral, retrasando por tanto la emancipación… Esto se podría solventar poniendo el foco en las convalidaciones entre ciclos de FP y Grados Universitarios, para realmente hacer un 3 + 2, y no un 4 + 2.
  2. Si hay que hacer la EBAU específica, no hay tiempo material para prepararla si se está acabando el ciclo formativo. Esto se podría solventar poniendo un sistema de EBAU especial para titulados en FP.

Eduardo Moreno.jpg

Eduardo Moreno
https://twitter.com/orientaedu
https://orientaeduardo.blogspot.com

 

Formación Profesional Básica. Aportaciones pedagógicas, por Daniel Veiga Martínez, orientador educativo, y Karina Freitas, estudiante en prácticas. 

En el IES García Barbón de Verín (Ourense) siempre hemos contado con Programas específicos de atención del alumnado que fracasa en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO): Programas de Garantía Social, Programas de Iniciación Profesional y Programas de Capacitación Profesional Inicial; en la actualidad, Formación Profesional Básica (FPB).

A lo largo de mi experiencia pedagógica, ya desde el curso 1999/2000, he observado, que este tipo de estudiantes, en general, ha interiorizado la idea de fracaso personal e incompetencia académica, resultado de un “desenganche” progresivo del sistema educativo, por lo que, una de las prioridades de la tarea tutorial en estos programas, es reconstruir su autoestima y la confianza en sí mismos.

Durante el curso pasado, llevamos a cabo un programa de tutorías individualizadas en el primer curso, contando con el apoyo de los tutores y la colaboración del profesorado implicado. La meta de este trabajo tutorial es la creación de un diálogo personal, que ayude al estudiante a valorar su situación académica y facilitarle una propuesta de ayuda pedagógica, que estimule su responsabilidad y compromiso de futuro. Se trata, en muchos casos, de vencer la pereza o el desinterés total por aprender.

Destacamos que, en general, es un alumnado muy receptivo a este tipo de tutorías individualizadas, les gusta mucho hablar, sentirse escuchados y entendidos, algunos experimentan por primera vez que alguien se preocupa por ellos. Muestran una actitud respetuosa y colaboradora.  En las conversaciones individualizadas, manifiestan que se sienten bien en el centro y están contentos con las instalaciones y con el profesorado.

Muchos de los estudiantes de Formación Profesional Básica, vienen con la idea de realizar unos estudios, para una incorporación rápida al mercado laboral, pero la exigencia académica de los dos cursos de la Formación Profesional Básica, se les presenta como un muro que no logran superar. De hecho, los datos estadísticos hablan de un abandono de 1º a 2º curso del 47,82% (1).

Por otra parte, la oferta de distintas familias profesionales en la Formación Profesional Básica es bastante limitada (en la comarca de Verín solo se ofertan dos especialidades, una de Servicios Administrativos y otra de Mantenimiento de Vehículos). Una parte del potencial alumnado que no opte por estas opciones, no tiene la posibilidad de continuar en el sistema educativo. En Galicia, en cinco títulos se condensa el 62,3% de la oferta de FPB, por lo que no puede catalogarse precisamente de variada (2).

El profesorado que ha venido impartiendo clase al alumnado de Formación Profesional Básica, no han recibido ningún tipo de formación específica, para la atención a este alumnado, sin embargo, muchos profesionales aprenden a adaptarse a estos nuevos retos que se les presentan y se sienten muy realizados y satisfechos.

El trabajo tutorial individualizado con estos estudiantes es una tarea esencial, que pretende fomentar su motivación y autoestima; se trata de abordar aspectos personales más que académicos. Estos alumnos y alumnas necesitan y agradecen la atención que se facilita desde el Departamento de Orientación. Se sienten atendidos, comprendidos y arropados.

En el diálogo y en el trabajo colaborativo con el profesorado que imparte al alumnado de FPB, hemos constatado que debemos enfrentarnos a un alumnado derrotado, que cree poco en sus propias capacidades para conseguir lo que se proponga.

Una de las profesoras y tutora –María Pilar Rodríguez Domínguez– señala que las familias se desentienden del logro académico de sus hijo/as. Como ya fracasaron en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), perdieron la esperanza de que puedan conseguir algo; así que, las visitas son nulas. “No he tenido una visita en todo el año”, afirma la profesora.

Otro de los profesores y tutor de FPB –Carlos Alberca Piñeiro– anota que el docente tiene que preocuparse por cada uno de ello/as, mostrar un apoyo en positivo, lo que posibilita que muchos asuman su responsabilidad progresivamente. Destaca el escaso apoyo familiar: “Ningún padre viene a las tutorías por iniciativa propia” y apunta que esta falta de colaboración de las familias dificulta la intervención pedagógica del centro.

Para finalizar, nos parece oportuno realizar unos breves apuntes pedagógicos:

  1. Recomendar la realización de la tutoría individualizada del alumnado de FPB, sobre todo en el primer año.
  2. Procurar que el profesorado se involucre y se preocupe de manera planificada y decidida, pues la mayoría de estos adolescentes carecen del suficiente apoyo pedagógico familiar.
  3. Demandar a la Administración Educativa, una mayor oferta de ciclos y una mejora cualitativa de la FPB para evitar las altas cifras de abandono.
  4. Potenciar la participación de las familias, para mejorar la educación plena de sus hijos.

Citas en el texto:

(1) Sarceda-Gorgoso, María Carmen.; Santos-González, María Carmen y Sanjuán Roca, María del Mar. (2017) “La Formación Profesional Básica: ¿alternativa al fracaso escolar?. En Revista de Educación, nº 378, Pp. 94.

(2) Sarceda-Gorgoso, María Carmen.; Santos-González, María Carmen y Sanjuán Roca, María del Mar. (2017) “La Formación Profesional Básica: ¿alternativa al fracaso escolar?. En Revista de Educación, nº 378, Pp. 96.

 

Daniel Veiga.png

Daniel Veiga Martínez. Orientador en el IES García Barbón de Verín (Ourense)

http://www.facebook.com/barbonblog.verin
http://twitter.com/barbonblog

y Karina Freitas Ribeiro. Estudiante en prácticas del Máster de Secundaria (Universidad de Santiago de Compostela), que ha realizado las tutorías individualizadas.

 

“La orientación profesional, con ser un ámbito de la orientación básico y fundamental en la etapa de Formación Profesional, no ha de ser el único. Las propuestas de intervención en tutoría y orientación en la FP han de contemplar una mayor amplitud de miras y ser concebidas desde una visión integral de la persona, que participe del concepto de orientación a lo largo de la vida y, por tanto, abierta a todas las dimensiones de la orientación.”

Ángel Zárate, orientador educativo, 5-3-2019

 

La Orientación Educativa en los Centros Integrados de FP: asignatura pendiente, por Ernesto Gutiérrez-Crespo, orientador educativo

El interés que suscita la Formación Profesional (FP) en la actualidad resulta evidente: fundaciones de todo tipo, organizaciones empresariales, entidades bancarias, Administraciones Educativas de las diferentes Comunidades Autónomas, consultorías y medios de comunicación, realizan estudios y campañas para fomentar el conocimiento de la FP, mostrando su importancia para la economía de nuestro país, incidiendo en sus atractivas salidas laborales, especialmente en sectores industriales e intentando romper el viejo estereotipo de la FP como oferta educativa vinculada únicamente al  alumnado que no es brillante académicamente. Es un esfuerzo muy loable y sin duda meritorio y necesario.

organigrama SE

Fuente de la imagen

Hasta aquí todo fenomenal. Parece que soplan vientos de cola para la FP y dicen los más optimistas que si se continúa en este esfuerzo sostenido en el tiempo, conseguiremos dignificar esta oferta educativa y darle el prestigio que se merece.

A riesgo de ser etiquetado de “aguafiestas”, me temo que la dignificación de la FP pasa, no solo por lo que he mencionado hasta ahora, sino también y sobre todo, por conseguir una FP verdaderamente inclusiva, que atienda las necesidades educativas de su alumnado y muy especialmente del más vulnerable.

Recientemente, una madre guipuzcoana me comentó que su hijo había finalizado sus estudios de ESO y que deseaba cursar un ciclo medio en un centro de FP integrado público y de la provincia. Durante su etapa en Educación Secundaria había recibido apoyo educativo por parte del Departamento de Orientación de su centro y quería saber si había algún centro de FP de Guipuzkoa que contara con Orientador/a Educativo/a, para mantener el seguimiento educativo que había recibido hasta ahora. Tuve que decirle que no. En toda la provincia no hay Departamentos de Orientación Educativa en FP. Le comenté, muy a mi pesar, que, si deseaba que su hijo tuviera apoyo psicopedagógico profesional, tenía que buscar un gabinete privado.

Los datos son contundentes, sólo en 7 Comunidades Autónomas hay Orientadores Educativos en los centros integrados de FP: Galicia, Navarra, Baleares, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Castilla y León. En Euskadi, algunos centros cuentan con esa figura y en otros no.

En los centros integrados de Formación Profesional y específicamente en el alumnado de Ciclos Formativos de FP Básica y de Grado Medio, no son infrecuentes las problemáticas siguientes:

  • Abandono prematuro de sus estudios.
  • Alto absentismo académico.
  • Alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, por diferentes causas: origen socioeconómico o étnico, dislexia, TDAH, etc.
  • Problemas de convivencia en el aula por la heterogeneidad del alumnado y sus carencias en autorregulación emocional, etc.
  • Ausencia en el horario lectivo de una hora semanal para trabajar con el alumnado desde el Plan de Acción Tutorial.
  • Problemáticas vinculadas al consumo de drogas y de otras dependencias (al juego, al móvil…).

Mientas esto pasa, las Administraciones Educativas, centradas en divulgar únicamente el lado más amable de la FP, la alta inserción laboral que presentan algunos Ciclos Formativos, ignoran las necesidades de apoyo educativo que presenta un porcentaje significativo de su alumnado. La FP es un tren que pierde vagones, aquellos en los que viaja el alumnado más vulnerable. Se secciona el derecho de este alumnado de FP a recibir Orientación Educativa.

Desgraciadamente, la FP actual en España excluye al alumnado con dificultades. Ni siquiera en la Comunidad Autónoma de Euskadi, que goza de cierto prestigio, está generalizada la figura del Orientador Educativo en todos los centros integrados de FP. La FP vasca también pierde vagones.

Ernesto G Crespo

Ernesto Gutiérrez-Crespo,
Presidente de APSIDE (Asociación de Psicopedagogía de Euskadi).
Orientador educativo.
https://twitter.com/orientadorFP
Coautor del programa de orientación FPbide. http://fpbide.com/es

Un comentario en “Orientación y Formación Profesional, ¿una asignatura pendiente?

  1. Pingback: Feliz verano: echando un vistazo al curso 2018/19 en el blog Colectivo Orienta. | Colectivo Orienta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s