“Adaptación curricular familiar”, un modo real y práctico de generar equidad y compensar desigualdades en educación.

Desde Granada, la orientadora Luna García Abad comparte sus inquietudes respecto a la educación y orientación post-COVID-19, a partir de septiembre de 2020. Además, ha realizado una propuesta de cuestionario para familias en el que recoge información de cada situación familiar para poder adaptar la enseñanza a cada núcleo familiar, en caso de que tengamos que regresar a una enseñanza desde casa o a un modelo combinado de enseñanza presencial y no presencial. 

PD (9-6-2020): Actualizamos la entrada con la versión digitalizada del cuestionario.

Familia y COVID19 - 1

Fuente de la imagen: Pixabay

Urge un documento de apoyo al profesorado que imparte docencia en nuestros centros educativos, con la finalidad de que podamos recoger la información necesaria y previa a la planificación de la enseñanza durante el mes de septiembre de 2020, dada la incertidumbre aún de cómo será planteada; no sabemos aún si será presencial a tiempo total para todo el alumnado o de otro modo, según evolución de la pandemia y la vulnerabilidad de ciertos colectivos a los que tendremos que darles respuesta inmediata.

Dejar nuestra planificación a expensas de una decisión externa, como es la que se dicte desde nuestro gobierno, supone ralentizar nuestra labor, en contra de la operatividad y urgencia en la toma de decisiones a nivel educativo que requiere la situación actual.

Las estadísticas nos hablan de un 30% de alumnado que no va a obtener una evaluación final positiva,  porque no se ha podido contactar. Factores que van desde la falta de medios tecnológicos en casa, como de la ausencia de comunicación de determinadas familias con la escuela requieren ser tenidos en cuenta de aquí en adelante. Este hecho no es el único que debemos valorar. Garantizar que los resultados positivos se deban a un aprendizaje real en formación online es atrevido, y asegurar que el aprendizaje del alumnado está adquirido e integrado más aún.  Es más, estadísticamente se puede estar registrando como evaluaciones positivas la entrega a través de plataformas digitales de tareas que hayan sido completadas con ayuda de adultos, hermanos mayores o amigos.

Diseñar una enseñanza desde una situación como la actual, requiere de una planificación previa basada en la información relevante de cada familia que va a influir en el alumnado. No puede hacerse solo desde un despacho o aplicando una normativa que también se hace desde este mismo lugar, con la mejor intención de que todo funcione, pero que no siempre se ajusta a la realidad como estamos viendo ahora, porque es complicado controlar todos los datos familiares imprescindibles para poner en marcha el plan virtual. Asumir nuestra responsabilidad como docentes requiere ponerse a trabajar cada uno desde donde esté y aunar criterios haciendo propuestas de mejora.

Este desajuste familia-escuela, junto con la revolución que la pandemia nos muestra en cuanto a la utilidad de las TIC y la importancia del estado de salud, física y psíquica del ser humano,  hace que tengamos que tener en cuenta todos los posibles factores que influyen en el aprendizaje del alumnado, así como en la posible teleformación que, gracias a esta pandemia, hemos conocido y empleado para seguir adelante desde nuestras casas y que hay que aprovecharla también como modo de trabajo complementario a partir de ahora, tanto para actividades en horario no lectivo como en períodos vacacionales o festivos, para continuar adecuadamente el enlace familia-escuela.

Sin una información de la situación real de nuestro alumnado, difícilmente podremos poner en marcha algo en septiembre que no sea burocrático y alejado de nuestra realidad.

La familia no es solo agente primario de socialización, sino que hemos comprobado durante este confinamiento, que de no haber sido por su apoyo, jamás habríamos iniciado una educación online, pues la familia es el eje desde donde gira la vida de nuestro alumnado; ya lo era antes de la pandemia, ahora lo es aún más y seguirá siéndolo siempre.

¿Cómo no vamos a contar con las familias cuando todo esto pase? ¿Nos sirve el modelo de relación que hasta ahora hemos tenido con ellas desde la escuela? ¿Se ha dado respuesta a toda la población? ¿Tenemos certeza de lo que han apoyado los padres en esta enseñanza o de los conocimiento y herramientas TICs que poseen? El porcentaje de alumnado al que no hemos llegado así como lo que están viviendo en cada casa concreta, con situaciones de pérdidas de familiares o amigos, de trabajo, de salud propia, de emociones contradictorias debidas al confinamiento y que no siempre sabemos gestionar, entre otras muchas cosas, ponen de manifiesto que “no hemos estado a la altura” de todo nuestro alumnado, cuando no se ha llegado al cien por cien de ellos además de tomar conciencia de lo imprescindible a lo que también tiene que dar respuesta la escuela. La escuela en esta pandemia ha demostrado que no ha podido compensar desigualdades.

En septiembre de 2020, hay que seguir aprovechando esta visión de la familia como elemento clave para el diseño de nuestras actuaciones y que podamos paliar así la desigualdad en los colectivos más desfavorecidos principalmente.

CUESTIONARIO FAMILIAS POST COVID - Luna García 25-5-2020_page-0001

Primera página del cuestionario post-COVID-19 – Enlace al cuestionario en PDF.

Presentación sobre el formulario con Genial.ly

Enlace al Genial.lyEnlace al formulario de Google Drive

Presentamos el cuestionario postCOVID19, un modelo de documento de trabajo, de cuestionario a rellenar por las familias, para recogida de información previa a considerar en nuestra planificación del próximo curso escolar. La digitalización del cuestionario ha sido realizada por Jonay y los compañeros del EOE de Almuñécar Eli, Rosa y Javier.

La enseñanza estará por tanto individualizada a cada caso concreto, en cada zona o contexto educativo según los datos obtenidos tras el análisis de los mismos. Igual que recogemos la información del alumnado de Educación Infantil previa a nuestras charlas de acogida, tenemos que hacer un barrido de qué está ocurriendo en cada casa y con cada niño o niña menor de edad durante este periodo de confinamiento, para luego poder pensar en cómo organizar la enseñanza con distintas metodologías y que los orientadores podamos diseñar las tutorías, charlas o búsqueda de pruebas llegado el caso y si así lo consideran, que midan el estado emocional del grupo o de casos concretos, teniendo como base la información que se recoja en el documento que planteo y adjunto a continuación.

Es por ello que denominaremos como “Adaptación Curricular Familiar” (ACF) a nuestro diseño posterior, como parte del plan de trabajo post Covid-19 desde una nueva mirada de programación. Se trata de “adaptar-nos el currículum a la familia” para llegar al alumnado y generar aprendizajes reales.

¿Cómo vamos a enseñar a un niño o niña que está en duelo por la pérdida de su abuelo si no tratamos eso antes como requisito previo a la enseñanza de fracciones o análisis morfológicos? ¿Cómo van a enfrentarse a no tener a sus padres las 24 horas del día nuestro alumnado de infantil? Urge diseñar actividades para una nuevo y masivo “período de adaptación”.

Sus mentes van a estar en otra dimensión que desde la escuela tenemos que atender o al menos buscar quien atienda a raíz de detectar necesidades.

La figura del orientador cobra una especial relevancia, y es determinante para trabajar estos contenidos y aspectos hasta ahora no tan evidenciados de ser tenidos en cuenta como base de aprendizaje en nuestros menores o contenidos estrella de nuestra labor diaria.

Esta “ACF” hay que entenderla, como ajuste real del proceso de enseñanza aprendizaje, como modo de llegar y conectar con la vida de nuestros escolares desde lo esencial.

¿Y qué es lo esencial? La vida es lo esencial cómo estamos viendo y viviendo; nuestra salud es lo prioritario, y tras el COVID-19 hay que atenderla al completo, no previniendo con medidas para control del estado físico, sino sanando y asegurando también el estado psíquico y social.

¿De donde parte la vida? De nuestro origen, de nuestra familia, y a partir de ahí construimos un mundo individual y social. Este mensaje es el que traslado a mi alumnado y al profesorado, cuando expongo cómo vamos a trabajar una norma en el aula o con la familia ahora desde el lugar donde también estoy. Os traslado mi modelo de entender la orientación educativa y la enseñanza en general como una triada que parte de la familia y desde ahí, trabajamos con el menor para que sea posible.

Family time

Fuente de la imagen: Pixabay

Todos estamos sintiendo en esta dura etapa a nivel mundial qué es lo esencial, es algo indiscutible. Desde la autonomía pedagógica, diseñaremos una enseñanza individualizada, sin esperar a que nos digan cuándo o cómo trabajar, pues contamos con el conocimiento y la experiencia tanto para trabajar online como presencialmente. El desarrollo de la enseñanza presencial será posible cuando nos lo digan y en las condiciones o con las medidas que nos indiquen para preservar lo esencial, nuestra salud, nuestra vida…

Recoger a modo de screaning datos fundamentales de la situación, nos permite ese diseño posterior de la enseñanza considerando cuatro grandes bloques de contenido:

  • Situación personal de la familia tras la COVID-19, pues es probable que el confinamiento haya hecho estragos en más de un hogar y pueda haber separaciones o rupturas que afecten al menor y que no existían antes, así como situaciones de tensión por pérdida de empleo de alguno de los progenitores o tutores legales llegando a agravarse las dificultades de convivencia si existen adicciones por ejemplo o enfermedades en casa físicas o mentales) .
  • Ámbito emocional/desarrollo personal del alumnado.
  • Grado de desarrollo de la enseñanza no presencial online que ha habido en cada casa (nivel de competencia y elementos TIC).
  • Ámbito curricular: expediente del alumno y evolución del curso anterior (destacando los datos ocasionados tras el confinamiento).

Deseando que sea de utilidad y con el ánimo de aportar desde mi lugar, os dejamos este cuestionario como propuesta, disponible para su descarga en PDF en este enlace y como formulario de Google Drive en este otro enlace.

Luna García

Luna García Abad. Orientadora Educativa.

luna.garcia.abad.edu@juntadeandalucia.es

Twitter: @BrujulaVioleta

 

26 comentarios en ““Adaptación curricular familiar”, un modo real y práctico de generar equidad y compensar desigualdades en educación.

  1. Bueno, a riesgo de ser impopular, el elaborar un cuestionario no es una intervención práctica y real, como se indicaba. El tema de atender individualmente a cada uno, me parece bastante idealista pues implica dejar de hacer otras mil cosas para programar según los datos de cada familia. El que digan que lo docentes no han Estado a la altura así, porque dice q no se ha llegado al 100% del alumnado creo que es una afirmación sin justificación. Nunca se llega al 100% en el sentido asistencial que se le da a la educación, ni presencial ni telemáticamente, y eso no significa fallar como docentes. O tu como madre lo haces 100% siempre perfecto, o como esposa o como vecina o como cocinera? Los docentes han trabajado muchísimo, llamando a las familias, intentando contactar por todos los medios, pero por circunstancias (hay familias que han querido desconectar, porque no toda la responsabilidad de la comunicación recae en el docente) hay quienes no han participado (son pocos… en los dos centros de los que tengo datos exactos pueden ser dos familias por clase de media, 25-33 alumnos por clase que hay).

    Además, si hay casos especiales de falta de recursos, para eso están servicios sociales y otras instituciones o asociaciones.

    La encuesta para recabar datos y ajustar programaciones, que no para adaptar a cada familia una programación, me parece bien. Pero autoculparse porque no haya un seguimiento perfecto, no. Hay familias que no lo han querido. Y tampoco comulgo con que si no es perfecto estamos fallando.

    Me gusta

    • Hola Ana, lamento que tu interpretación a mi propuesta sea la que transmiten tus palabras, pues en nada coinciden ni con mi intención al escribir esas linea y elaborar el cuestionario ni con la realidad vivida durante el confinamiento desde mi experiencia y mucho menos en cuanto a las valoraciones que haces sobre estadísticas que no es que yo me invente…sino que lo han dicho los estudios que se han realizado al respecto y que los medios nos han transmitido.
      El juicio de valor que tú haces me encantaría haber podido comentarlo con un café, pues seguro que andamos en la misma linea solo que sesgada por lo que en un texto escrito se nos permite expresar…
      Hablar de intervenir en la práctica real, es saber qué voy a hacer con mi grupo de alumnos, el mío, el que tiene X realidad, sin estar esperando a que la editorial X me envíe un programa nuevo o a que sean SS Sociales los que muevan ficha o a que la administración educativa me indique cómo va a ser la enseñanza, si presencial o no, o esperar y creer que vamos a iniciar el curso como si la pandemia no hubiera existido…hasta que nos digan lo contrario o saque más normativa que nos guíe. Todo esto es más que necesario, pero cada uno desde donde está tiene que analizar qué puede hacer…en mi caso es lo que he hecho y siento si ves como perfección el que la escuela tenga que llegar a una equidad e igualdad real de oportunidades de aprendizaje…pues es un principio básico de nuestra ley orgánica que regula nuestro sistema educativo ¿utopía? ahí yo no entro…sí entro a valorar que desde donde estoy, puedo con ese cuestionario averiguar porqué se han quedado «dos familias con sus hijos» sin ser atendidas ¿no tenían medios informáticos o conocimientos para ayudar los menores? Vale, pues si es así, en este curso voy a plantear una charla, curso, escuela de padres o café-tertulia para enseñarles algo…lo mínimo desde mi centro o voy a hablar con SS Sociales porque tengo dos familias que …X e igual en El Centro de al lado hay otras dos, y así en la zona…y entonces desde la realidad (a esto me refiero también cuando hablo de real y práctico) compenso la desigualdad vivida en el confinamiento ofreciendo un plan B…en este tema y en cualquiera de lo que recojo en ese cuestionario.
      ¿No es real e individualizada la enseñanza cuando tú sepas que en un aula hay tres padres que han perdido el empleo y puedas organizar una sesión de tutoría para tratar el tema acorde con la edad del alumnado? ¿Crees que eso no es práctico y real planificarlo antes de que empiece el curso que viene? Quien dice eso, dice cualquiera de los datos que se recogen, pues considero que la escuela sí tiene que llegar a TODOS, en mayúsculas los que «no quieren» motivándolos para que quieran (esa también es nuestra responsabilidad), los que no pueden porque no tienen medios, proporcionándoselos o dándoles alternativas y los que están dando el tope, ayudándolos a seguir avanzando desde sus potencialidades.
      Considero además que se adapta la programación a cada familia, en tanto en cuanto que tú puedes organizar tanto las clases como las tareas que vas a mandar para casa en función de las herramientas no solo en cuanto a TICs sino personales y competencias que tenga cada familia para ayudar a ese niño o a esa niña que hasta ahora tratábamos «por igual» y no es lo mismo que un papá tenga una adicción para que el menos se concentre a estudiar en casa (igual tienes que ofrecerle una biblioteca de la zona, igual tienes que hacer tú el seguimiento del caso, igual derivas a X…esto también es práctico y real) que aquel otro que está en su habitación con el apoyo de unos padres que no están gritándose por ejemplo…
      Deseo haber aclarado algo tu interpretación.

      Me gusta

  2. Si queremos orientar de manera eficaz no se puede lanzar estos tochos. Los docentes no tienen tiempo y ahora, desde que llego la LOMCE, disponemos de menos todavía conviene ser más prácticos, más atenidos a la realidad y, en suma, dedicarnos a ayudar, a hablar cara a cara con ellos. Justamente lo que es difícil de hacer, porque en nuestros horarios no damos abasto y nosotros también sufrimos de las enormes limitaciones que afectan a todo el personal de la educación publica. Vamos a aceptar la realidad y es que la gente hace lo que puede con lo que tiene y dispone, y partamos de allí. Yo desde luego soy docente y me sueltan un rollo de estos y es que al medio minuto ya he desconectado y no sigo escuchando nada más. El mundo de la orientación educativa esta lleno de paja y de absurdos, aun mas que el mundo de la educación en general. Estamos ya todos hartos de literatura vacía y de utopías. Deberíamos adoptar un enfoque crítico en vez de dar la impresión todo el tiempo de estar entre utopías y discursitos políticamente correctos.

    Me gusta

    • Si consideras un tocho leerte un artículo de dos folios…mmmmm…¿qué te digo? pues que ojalá no seas profe de literatura, porque te aseguro que los adolescentes desconectan mucho antes y tenemos que ser ejemplo y modelo para ellos.
      En cuanto a tu concepto de la orientación como «un mundo lleno de pajas y absurdos…» pues ya me lo has dicho todo, y menos entiendo que estés comentando en un foro de orientación en cuyo comentario no veo la practicidad de la que hablas ni tu propuesta al respecto (por supuesto que eres libre de comentar lo que estimes y donde lo estimes…).
      Hacer una «crítica destructiva» sin réplica que avale más allá que la queja hacia el sistema educativo sin aportar nada…eso sí es pura demagogia desde mi punto de vista.
      Deseo no ofenderte con mis palabras, nada más lejos de mi intención…y disculpa si así lo sientes al leerme.

      Me gusta

  3. A mí me parece muy interesante el artículo. Hemos tenido que improvisar mucho todos para dar respuesta a las necesidades más urgentes del momento. Sin embargo, creo que con vistas a septiembre, la experiencia y la información recogida d forma sistemática durante estos meses, sería una fuente muy importante a tener en cuenta a la hora de planificar programaciones didácticas. Es cierto que no sabemos con qué escenarios nos encontramos en septiembre, pero también es cierto que deberíamos todos ir con los deberes medianamente hechos y preparados para diferentes casuísticas teniendo en cuenta la realidad ya conocida o por conocer mejor de nuestro alumnado y sus familias.

    Me gusta

    • Muchas gracias Auxi, estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay que recoger la información desde todos los ángulos que se puedan y en todos los momentos posibles.
      La improvisación de la que hemos hecho eco en este confinamiento como docentes y que comentas, ha sido en parte porque carecíamos de datos (que son los que propongo que se recojan) y también de preparación por parte del profesorado para afrontar un teletrabajo (profesorado y resto de sectores profesionales claro) sin conocimientos TICs suficientes en muchos casos o sin la organización inicial y logística necesaria dada la excepcionalidad de la situación.
      Mi propuesta de cuestionario es aplicable si así se considera para un grupo clase, un centro completo o un caso único porque veamos que en septiembre, el alumno o la alumna X ha dado un bajón tremendo del curso pasado a este…ahí hay que indagar para saber qué está pasando o qué ha pasado para que haya habido ese cambio. Esto es individualizar la enseñanza y darle a X lo que necesita también…pero para dárselo tenemos que saber a qué se debe su irascibilidad o su malestar o su bajo rendimiento o el agravamiento de las conductas disruptivas en el aula o en el patio…
      Si los tutores lo tienen «todo controlado» es genial, y me consta que no han parado de trabajar ni ellos ni los equipos directivos ni el resto de compañeros pero si se requiere para casos en los que las familias hayan estado al margen por circunstancias mil…pues ahí lo he dejado por si os sirve.
      Sería genial elaborar ahora otro pero para analizar las dificultades o lagunas del profesorado tanto en TICs como en el proceso de enseñanza online y que se nos continuara en esa formación en septiembre desde lo real también, porque me consta de gente que le ha supuesto una delicia estar ante un ordenador, y otros que lo han visto como un calvario…pero todo el mundo se ha volcado en ofertarnos cursos, plataformas, tutoriales, bibliotecas virtuales y demás para salir adelante unidos como lo hemos hecho.
      En septiembre la realidad será muy diferente a la de cursos anteriores fijo.

      Me gusta

  4. A mí me ha encantado. En mi centro siempre hacemos una entrevista a familia y al alumnado con muchos de esos puntos. Tomo nota de algunas ideas sobre el confinamiento. ¡Gracias!

    Me gusta

    • Me alegro de que pueda servirte algo de lo que propongo…me anima el que puedas hacer uso.
      Cada item que elegido tiene un porqué y un para qué. No dudes en escribirme por privado si en alguno de ellos dudas del porqué lo puse o directamente quieres saberlo. Muchas gracias por tus palabras JM.

      Me gusta

  5. Creo que personalizar la enseñanza ante esta situación es fundamental, evidentemente también se necesita invertir en recursos personales y materiales para compensar y atender a la diversidad de circunstancias ante la situación excepcional que estamos viviendo

    Me gusta

    • Es sumamente necesaria y prioritaria la inversión en recursos para avanzar en educación…Estoy plenamente de acuerdo, pero mientras llegan o no llegan, hay que actuar para seguir adelante como lo estamos haciendo…unidos

      Me gusta

    • Gracias Ana! Así es, y por eso ahora tenemos una grandísima oportunidad para introducir los cambios que podamos aprovechando esta situación y como muy bien dices, haciendo visible nuestro trabajo desde un nuevo modelo y enfoque de la orientación.

      Me gusta

    • A tí Miriam M por invertir parte de tu tiempo en dedicar unas palabras positivas y «expandir» (además de la unión, la «expansión» y el «respeto» deben presidir la nueva respuesta que hay que dar en septiembre.
      Algo en lo que muchos creemos respecto a la educación y que esta pandemia nos ha mostrado y enseñado; y es que solo si estamos unidos podemos vencer aquello que nos propongamos.Vamos junt@s

      Me gusta

      • Bueno, expresarte que discrepo contigo, pues precisamente el formato papel es el idóneo para las familias sin ordenador ni impresora,.
        Es para este tipo de familias, precisamente para las que es más se necesita tener la opción de formato papel, y por lo que no debemos dejarlo todo en manos de la tecnología ¿no crees? (y soy la primera que respeta que se economicen recursos en pro del medio ambiente), pero todo tiene que poder ofertarse de cualquier modo para facilitar en la medida de lo posible a todas las familias el acceso a la información, en este caso a un cuestionario.
        Cumplimentarlo desde el centro educativo que les facilite dicha copia y con ello compensar en dichos casos la falta de recursos tecnológicos es tarea necesaria y la escuela también tiene que responder en estos casos.
        Aunque el móvil presuponemos que lo tiene todo el mundo…no todo el mundo tiene que tener espacio para descargar X o megas disponibles para navegar o tiene conocimientos suficientes para hacerlo disponiendo del móvil y los datos adecuados para rellenarlo o directamente no quieren colaborar con El Centro (que sabemos que hay familias que se mantienen al margen total de la escuela, poniendo mil excusas y echando la culpa a la tecnología como sabemos que ocurre en algunas ocasiones. Quizá en la primera reunión de inicio de curso, puedan rellenarlo y darles a cada uno la opción que mejor se ajuste a sus posibilidades, así también podemos ayudarlos a rellenar si algo no tienen claro qué poner…
        Y claro que desde el móvil es otra opción y es ideal, una vez digitalizado el pdf y algo que se aclara como que «queda pendiente» en la entrada publicada en este blog…igual no lo leíste.
        Saludos para tí también.

        Me gusta

      • Hemos actualizado la entrada y, gracias a Luna, ahora también se incluye una versión digitalizada con un formulario de Google Drive. Un saludo

        Me gusta

    • Hola Chema, los datos privados son siempre objeto de confidencialidad absoluta y de hecho tiene que ser protegidos indiscutiblemente y por ley.
      Los que recoge el cuestionario son los mismos que yo solicito en mis entrevistas con las familias cuando inicio un caso o que deduzco de las mismas…
      Lo que se haga con ellos o como se custodien eso sí es responsabilidad de cada uno…tanto si se recogen en este documento y se archivan en un armario (yo siempre bajo llave cuando se trata de formato papel) como en folios sueltos o en un ordenador que también puede ser hackeado.
      Igual digitalizando el cuestionario podamos tenerlos «encriptados» (aunque yo soy de las que prefieren el papel para poder anotar o recurrir cuando lo necesite y acordarme de lo hablado viendo mi letra).
      A través de google se permite ya hacerlo asignando un código a cada formulario que se haga, protege los datos e impide que pasen a terceros…Estoy segura que hay otras plataformas que también lo permiten.
      Por mi parte, estoy formándome en Competencia Digital Docente y por eso lo hice en papel.
      No obstante, unos compañeros se ofrecieron a digitalizarlo, para que sea asequible a la cumplimentación vía móvil u ordenador por parte de las familias.
      Espero tenerlo antes antes de septiembre y poder compartirlo con quien lo desee.
      Y sí, todos los datos que manejamos en orientación son altamente sensibles, empezando por los diagnósticos que hacemos para asignar recursos…que no debemos traspasar sin la adecuada seguridad.

      Me gusta

    • Me alegra que coincidamos Leticia G. pues solo si creemos en algo, podemos alcanzarlo, y confío en que los compañeros que tenemos esta linea de trabajo y pensamiento respecto a la orientación y la educación en general, seguiremos un camino que desarrolle ciertos aspectos que favorezcan este ámbito diseñando tutorías en esta linea entre otras muchas cosas que nuestra profesión nos otorga.
      Y los que difieran, serán respetables también.
      Está claro todos los que estamos en este «debate», este blog de Colectivo Orienta que nos permite difundir nuestras ideas sobre orientación, visibiliza que nos importa lo que hacemos, que estamos implicados y que apostamos por un cambio.
      Yo creo en la importancia del desarrollo y crecimiento personal del menor como elemento base para generar cualquier aprendizaje, pues sin ello no es posible llegar ni al niño o la niña ni al adulto, ya sean padres o profesores…y es fundamental que lo contemplemos y de un modo u otro podamos medirlo al inicio del curso próximo.

      Me gusta

  6. Pingback: ¿Cómo será la Orientación Educativa “en la nueva normalidad”? Recopilamos las entradas de Colectivo Orienta durante el curso 2019/20. | Colectivo Orienta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s