Entrevista a Carlos Pajuelo: “Nuestro trabajo tiene que servir para que padres y madres se sientan competentes para ejercer la tarea de educar a sus hijos e hijas”.

Carlos Pajuelo Morán es psicólogo y  Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura. Ha sido profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura durante 21 años y miembro del Comité científico del Observatorio de la Familia  y la Infancia de Extremadura.  Es autor del Blog Escuela de padres en el diario regional Hoy.es 

orienta

Fuente de la imagen: Carlos Pajuelo

1 – ¿Cómo llegaste a la orientación educativa? Cuéntanos algo sobre tus inicios y trayectoria como orientador/a.

Pues a la orientación llegué de la misma manera que se llega a muchas cosas en la vida, por casualidad. Yo trabajaba en una Asociación de personas con Parálisis Cerebral y se convocaron unas oposiciones para formar parte de los Equipos Multiprofesionales del Ministerio De Educación y Ciencia, allá por el año 1986. Tuve suerte en el examen pues salió el tema de Parálisis Cerebral y en septiembre de ese año comencé a trabajar en el Equipo de Atención Temprana de Badajoz.

En los inicios era un “psicólogo” que trabajaba en un Equipo multiprofesional, pero tuve la suerte de poder unos años más tarde, ayudado por mis compañeros del Equipo, en convertirme en un Orientador.

33 años de orientador en un Equipo de Temprana, trabajando con niños de 0 a 6 años es una suerte, porque los niños te ponen en tu sitio sin pestañear. Comencé siendo uno que al ir a los centros infantiles era abordado por los niños con preguntas del tipo ¿eres amigo de mi padre? Y he terminado siendo abordado igualmente solo que ahora me preguntan si soy amigo de sus abuelos.

Una vida profesional descubriendo que la edad infantil es mucho más que un conjunto de hitos del desarrollo, descubriendo hasta qué punto la infancia está ninguneada por el mundo de los adultos, descubriendo y valorando la importancia de la tarea de acompañar a los niños en su desarrollo. Siempre me he considerado un hombre afortunado por poder desempeñar este trabajo porque los niños y niñas de 0 a 6 años son los que me han hecho Orientador.

2 – ¿Qué parte de tu trabajo en orientación te gusta más?

Me costaría trabajo poder priorizar una tarea sobre otra, porque no tendría sentido, la orientación se construye con todas y cada una de las actividades que desarrollamos. La relación con las Técnicas de Educación Infantil para aprender juntos a mirar más allá de la conducta de los niños; la relación con padres y madres buscando como punto de encuentro lo que podemos en vez de lo que necesitamos; la relación con los niños y niñas, jugar, jugar como una profesión y no como un entretenimiento. Y en todas y cada una de las actuaciones la defensa, incansable, de los derechos de niños y niñas.

 3 – ¿En qué aspectos crees que puede mejorar la orientación educativa? ¿Cómo podría lograrse?

Yo siempre he sido partidario de que para mejorar la orientación, hay que empezar por mejorar uno mismo como orientador preocupándose de aquello que está en mis manos en vez de esperar a que me lo mejoren.

Por un lado, desde la perspectiva del Orientador creo que nos hace falta un mayor compromiso con la defensa de los derechos de  niños y adolescentes.

Por otro lado, creo que es necesario que la Comunidad Educativa asuma sus funciones orientadoras. El profesorado y familia no suelen asumir su función orientadora y por eso hay tanta derivación al “especialista”. Los Equipos Directivos no suelen asumir el liderazgo pedagógico que haga posible entender que la orientación es una corresponsabilidad de toda la Comunidad Educativa y no solo la tarea del orientador u orientadora. Mientras las demandas sean del tipo ¿qué hago con este pájaro? y se interpreten las dificultades de aprendizaje, los problemas de convivencia y resto de “problemas” como tarea fundamental de los orientadores pues  nos seguirán viendo más como fontaneros (que además no arreglan)  que como orientadores.

Y por último hacen falta más orientadores en los centros, pero no sólo en función del número de alumnos, si no también en función de las características de los centros (convivencia, abandono temprano, absentismo…)

4 – Seguro que de tus años en orientación educativa, guardas algún recuerdo especial sobre un centro, proyecto, grupo de alumnos… ¿Cuál te animas a compartir con los lectores de Colectivo Orienta?

Pues creo que uno de los mejores recuerdos que tengo, por ser de las actividades que me convirtieron en Orientador, es cuando implementamos en varias escuelas infantiles públicas de la provincia de Badajoz un programa que tenía como objetivo trabajar la seguridad emocional de los niños en los centros infantiles. Trabajar las emociones, cuando aún no sabíamos de inteligencia emocional, fue una estupenda manera no solo de entender la conducta de los niños y niñas, sino también la de generar un buen clima entre las Técnicas de Educación Infantil que nos facilitó sentirnos parte de ese programa e incorporar de manera activa a las familias.

Este sencillo programa nos sirvió para constituirnos por un tiempo en una verdadera comunidad educativa y para sentirnos orgullosos de pertenecer a ella.

5 – Y para terminar, te pedimos que actúes como orientador/a. ¿Qué le recomendarías a una orientadora u orientador que está empezando en su trabajo?

Que disfrute y no olvide que dentro de la acción de disfrutar entran situaciones de tensión con equipos directivos, profesorado, alumnado, familias, compañeros… nuestro trabajo es fundamentalmente un trabajo basado en la comunicación y allá donde hay comunicación hay conflicto.

Nuestro trabajo orientador tiene que servir para que el profesorado se sienta competente para dar respuestas al alumnado; nuestro trabajo tiene que servir para que padres y madres se sientan competentes para ejercer la tarea de educar a sus hijos e  hijas. Señalemos, remarquemos, validemos siempre las competencias de profesorado y  familias y sobre ellas vayamos consolidando nuestra  intervención. Para poder hacer esto es necesario entender, entender sin prejuicios al profesorado cuando hace sus demandas, cuando critica, cuando nos dicen que “eso ya lo he hecho”, cuando nos ignoran, cuando no paran de pedirnos ayuda. Entender hasta qué punto es complejo “dinamizar” un aula; y entender a las familias, sin prejuicios, entender que miren para otro lado aunque eso no ayude, entender sus críticas, su desesperación, sus miedos.

Todo el tiempo que le dediquemos a mejorar la comunicación entre “Escuela y Familia” será de gran beneficio y utilidad.

orienta2

Carlos Pajuelo Morán

@carlospajuelo

blogs.hoy.es/escuela-de-padres

Un comentario en “Entrevista a Carlos Pajuelo: “Nuestro trabajo tiene que servir para que padres y madres se sientan competentes para ejercer la tarea de educar a sus hijos e hijas”.

  1. Pingback: ¿Cómo será la Orientación Educativa “en la nueva normalidad”? Recopilamos las entradas de Colectivo Orienta durante el curso 2019/20. | Colectivo Orienta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s