Una nueva aventura para aprender.

Hace algo más de un año publicamos en este blog la aventura de Pedro Santos Juanes. Como todo buen aprendizaje, hoy publicamos y el autor nos describe cómo ha crecido el proyecto y qué nuevos rumbos ha tomado. Enhorabuena al autor.

Los orientadores no podemos dejar de aventurarnos, pues muchas veces avanzamos por caminos solitarios, poco comprendidos y con sorpresas, sustos y problemas de solución escurridiza. Andamos buscando un trayecto que permita a los demás llegar a buen puerto, generalmente sin medios y con la suerte de la armada invencible. A veces, el camino más difícil de vislumbrar es el nuestro, pero como seres de extraordinaria paciencia y resiliencia conseguimos delimitar un pequeño sendero y con un poco de suerte construir nuestro propio refugio, con vistas, en mi caso, al mar.

Aventuras de Aprendizaje es mi refugio donde dejo que las ideas se desarrollen al ritmo que quieran. Hace un año, tuve la suerte de publicar un artículo aquí en esta casa. En ese artículo presentaba esta aventura y explicaba su motor. Sencillamente, este motor consiste en hacerme preguntas y contestarlas con propuestas educativas que sean de alguna forma novedosas para presentarlas y compartirlas en la web. Ha pasado un año desde aquello, así que me he hecho muchas preguntas y al contestarlas he tenido que aliarme con interesantes herramientas. Con tantas preguntas respondidas no me ha quedado más remedio que reformar la web y clasificar los recursos por ciclos y etapas, así es mucho más fácil acceder a los recursos que se facilitan en la web. Aunque son muchas las novedades, presentaré las principales. La más importante ha sido revisar los ingredientes a utilizar en la aventura.

Y de esos ingredientes, he puesto el foco en la neurociencia, recreándome en sus aportaciones para fundamentar y apuntalar las propuestas que me van surgiendo y que van dirigidas a averiguar si es posible superar eso de que “la letra con sangre entra”. Para esta misión me he enemistado con el neuromito de que solo se puede aprender con seriedad y dureza. Neuromito respondido espléndidamente por Ligioiz (2015), y matizado y aclarado por Carballo (2018). Así, con estas fuentes en la mochila, y con todo el arsenal que logré encontrar he desarrollado “Medidas Piratas”. Es un proyecto que en la utilización de elementos didácticos va más allá de las incursiones a las que estaba acostumbrado pues se nutre de muchas piezas: la gamificación, el Aprendizaje Basado en el Juego (ABJ), el trabajo cooperativo, el Aprendizaje Basado en Retos, el aprendizaje enactivo, el breakoutEdu, el currículum y un largo etcétera. Piezas que se ensartan en un manual de 123 páginas acompañado de 4 videojuegos. Todo esto para averiguar si los alumnos podrían aprender las unidades de medida, sus comparaciones y manejos con una sonrisa puesta en la cara. El mapa del proyecto es muy sencillo:

El alumnado acepta un reto, entrenamos para superarlo (clase magistral + grupos cooperativos) y luego nos enfrentamos bien preparados y con el éxito asegurado en el bolsillo a una misión en formato videojuego. Y después de superar varios retos, se resuelve la aventura. Podéis acceder al manual y a los juegos en esta dirección: Ir al enlace. Y aunque todos se lo pasaron fantásticamente bien, entre entrenamientos, fichas y videojuegos nunca un curso había hecho tantas actividades de conversión de unidades: palabra de la maestra que lidió con la aventura. No quedaba más remedio, pues era la única forma de superar la aventura. Después de tanto cañonazo y abordaje, se demostró que el trabajo duro, la diversión y el aprendizaje no son antagónicos. Y así, al final de curso, un alumno en su despedida de ciclo dejó por escrito, entre otras cosas, la ejemplificación de lo que es una experiencia memorable.

Sí, los retos se hacen enfrentándose a unos videojuegos. Quizá esto pudiera echar para atrás a más de uno, bien porque no cuenta con la tecnología adecuada, bien porque no anda muy convencido del uso de este tipo de herramienta. Aunque en el manual se ofrecen sustitutos al videojuego, en Santos Juanes (2018) propongo otra alternativa, sustituyendo los videojuegos por el movimiento, elemento olvidado en el aula pero respaldado y reivindicado por la neurociencia.

Me imagino que si este tipo de aventuras se vivieran más dentro del aula y se incursionara en todas las asignaturas, entonces las clases magistrales serían bienvenidas pues en ellas estaría la llave para superar inimaginables y fantásticos retos. Es cierto que a medida que los alumnos fueran creciendo y pasando de curso las temáticas de los proyectos de este tipo deberían, o no, apartarse de lo fantástico y asumir contenidos más realistas. Pero, fuere como fuere, siempre aprendiendo “para…” y aprendiendo “porque…”. Y si algunos contenidos se resisten a estas dos guías, entonces la gamificación puede ayudar a dar el “sí quiero”. Así, desde la experiencia demostrada de esta aventura uno llega a la contundente afirmación de que no se trata de cambiar el letrero de “Colegio” por el de “Feria” pues un colegio es un colegio y una feria es… otra cosa, sino de crear experiencias de aprendizaje que se recuerden sin querer con una sonrisa metida en el corazón.

Este octubre de 2019 estuve presentando Aventuras de Aprendizaje en EnlighTed Madrid 2019. Allí se trataron muchos temas, todos ellos centrados en la innovación educativa y la tecnología. Un mensaje que me llevé al bolsillo sin que nadie me viera fue la afirmación, muy acertada, de que “… ahora no es el tiempo de la tecnología, porque la tecnología ya está aquí, ahora es el tiempo de las humanidades…” pues debemos concretar cómo utilizar la tecnología y la innovación para nuestros propósitos docentes. Esto me lleva a un segundo elemento que he incorporado en el proyecto: el juego de cartas y tablero.

Es un mundillo que está resurgiendo con mucha fuerza, permite crear experiencias memorables sin tener que depender de la tecnología y sus inconvenientes. Es una herramienta muy poderosa y realmente a considerar dentro y fuera del aula aunque solo sea para que algunos alumnos se inicien en el olvidado arte de aguantar con paciencia y sin frustración el turno de jugada. En Aventuras de Aprendizaje estoy adaptando algunos juegos que me resultan muy interesantes para que incorporen contenidos curriculares como el conocido “letra a letra”,  o inventarme directamente otros juegos utilizando contenidos curriculares como las fracciones, o los diptongos.

Un tercer elemento muy importante que me ha secuestrado ha sido la reflexión sobre el marco de trabajo que presenta la teoría de las Inteligencias Múltiples. Sabedor que la aplicación práctica de esta en un centro de secundaria (y en los de primaria menos, pero también) resulta increíblemente dificultoso, sobre todo cuando las circunstancias imposibilitan el encuentro con otros compañeros en búsqueda de complicidad. Cierto es, que la Teoría de las Inteligencias Múltiples anda recibiendo palos por muchos motivos, pues, por ejemplo, realizar experimentos cuantitativos que evalúen los posibles beneficios de la teoría presentan un gran escollo dada la dificultad de aislar la influencia de las distintas inteligencias (Guillén, 2017) sin embargo, como gafas, bien puestas pueden sentar muy bien.

Uno puede estar de acuerdo o no con la Teoría de las Inteligencias Múltiples pero creo que todos sabemos por experiencia y porque así lo dicen los estudios, que las creencias que uno tiene sobre uno mismo condicionan nuestras acciones. Así que si actitudinalmente consigues que los alumnos se posicionen dentro de lo que se ha considerado la teoría incremental de la inteligencia (Dweck & Leggett, 1988), y además les demuestras que no solo se puede crecer desde una dirección sino hacerlo desde 8 posiciones, entonces se puede aprender, aprender y aprender así 8 veces. Entonces, tienes una invitación para entrar en una gran fiesta neuronal sin hora de cierre que se extiende por una mágica red de ocho caminos. Es cierto que tenemos nuestros límites, pero pensar que puedo incrementar mi inteligencia me va a permitir llegar más lejos en cualquier caso, pues ante los obstáculos, que siempre los habrá, podemos ir cantando convencidos eso de que “El éxito se consigue yendo de fracaso en fracaso con entusiasmo”.

Si uno de los objetivos de un centro además de la adquisición de conocimientos es desarrollar el talento de sus alumnos, asunto que no estaría nada mal, creo que considerar la perspectiva de las Inteligencias Múltiples, despertar los talentos a partir del modelo triádico de enriquecimiento de Renzulli (Renzulli y Reis, 2016) y desplazar actitudes hacia la posición de la teoría incremental de la inteligencia, adaptado  eso sí a los recursos y las circunstancias en los que uno se encuentra, posibilitaría  una fantástica forma de crecer. Y aunque la neurociencia está haciendo que la teoría de las inteligencias múltiples se entrecomille y se matice, lo cierto es que el asomo de esta ciencia en el mundo de la educación ha demostrado a golpe de evidencias la importancia del aprendizaje multicanal, las emociones, el movimiento, la música, el arte y otras consideraciones que sí recoge la teoría de las Inteligencias Múltiples y que se han dejado muy apartadas, quizá debajo de aquella inservible alfombra rota y deshilachada que se perdió en el oscuro sótano del centro.

Y así, no sé si perdido y en pequeños pasos ando buscando la cara más amable de la Luna.

Pedro Santos Juanes Muñoz

Orientador educativo

www.aventurasdeaprendizaje.es

REFERENCIAS:

Carballo, A. (2018). Elpais.com. Recuperado el 12 de noviembre de 2019 de https://elpais.com/economia/2018/02/16/actualidad/1518783405_526230.html

Dweck, C. S., & Leggett, E. L. (1988). A social-cognitive approach to motivation and personality. Psychological Review, 95(2), 256.

Guillen, J. (2017). Neuroeducación en el aula. De la teoría a la práctica. Jesús C. Guillén.

Ligioiz, Marta (2015). Capítulo 7:La educación, una cuestión muy seria. Una mirada hacia la dopamina. En Forés, A.,  Gamo, JR., Guillén, J., Hernández, T., Ligioiz, M., Pardo, F. y Trinidad, C.(4ª edición), Neuromitos en Educación (pp. 109-128). Barcelona: Plataforma Actual.

Renzulli, J. S. y Reis,  S.M. (2016) .Enriqueciendo el currículo para todo  el alumnado  Madrid: Apeiron Ediciones.

Santos Juanes, Pedro (2018). gamificandobits.blogspot.com. Recuperado el 15 de noviembre de 2019 de https://gamificandobits.blogspot.com/2019/07/neurociencia-videojuegos-y-aventuras-de.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s