Entrevista a Miguel Ángel Valverde Gea: “El aspecto que más me ha motivado en mi trabajo ha sido el de la ayuda”

Estrenamos 2020 y lo hacemos entrevistando a uno de nuestros referentes en orientación educativa, Miguel Ángel Valverde Gea. Su trayectoria profesional como orientador y maestro, sus reflexiones y sus recomendaciones para mejorar la orientación son una inspiración para todos los miembros de Colectivo Orienta. ¡Feliz año a todos/as!

IMG_1877.JPG

1 – ¿Cómo llegaste a la orientación educativa? Cuéntanos algo sobre tus inicios y trayectoria como orientador.

Nací en Andújar y estudié la carrera de Magisterio (entonces Profesor de E.G.B., especialidad en Ciencias Sociales) en Jaén.

A la orientación llegué después de 19 años de trabajo escolar y habiendo desempeñado diferentes funciones: maestro de Primaria, de primer ciclo de Secundaria, director del Colegio de La Atunara, coordinador y asesor del Centro de Profesorado de La Línea. Comencé a trabajar de maestro durante el curso 1978-79, después de realizar el servicio militar. Durante la década de los ochenta y mitad de los noventa milité en el Movimiento Cooperativo de Escuela Popular (M.C.E.P.) del Campo de Gibraltar. Mientras trabajaba, estudié a través de la UNED la licenciatura de Ciencias de la Educación (Pedagogía), pero no elegí la especialidad de Orientación, sino Organización de Centros. Luego la amplié con los cursos de doctorado centrándome en el estudio de la “micropolítica” para el análisis de las organizaciones educativas y en la metodología cualitativa como instrumento de investigación y análisis de la realidad. No terminé la tesis que iba sobre este último tema. Se produjo un cambio en mi vida profesional y se cruzó la orientación como oportunidad de descubrir sus posibilidades para la ayuda individual y organizativa en los centros educativos. Este cambio se produjo a mitad de los años noventa del siglo pasado (esto me suena muy viejuno). Empecé a tener buenas referencias de otros compañeros y amigos maestros con los que había compartido experiencias en años anteriores. Escuchaba hablar con ilusión de una nueva manera de entender la orientación que se desarrollaba en Secundaria al amparo de la implantación de la LOGSE. Entonces decidí presentarme a las oposiciones de Secundaria por la especialidad de Orientación.

Desde el curso 1998-99 y hasta mi jubilación en 2017 he ejercido como orientador en el mismo centro educativo, el IES Mar de Poniente de La Línea.

2 – ¿Qué parte de tu trabajo en orientación te gusta más?

El aspecto que más me ha motivado en mi trabajo ha sido el de la ayuda. Me ilusionaba la posibilidad de ayudar a adolescentes y jóvenes y a una organización educativa a crecer y mejorar. La diversidad de problemáticas que encontramos en este trabajo activaba mi capacidad y necesidad de aprendizaje. El trabajo en equipo ha sido también una referencia fundamental en mi labor educativa junto con la creación y puesta en marcha de programas que diesen consistencia y profundidad al trabajo. Respecto a los tres ámbitos fundamentales de la orientación educativa, lo que me ha interesado más es desarrollarlos todos ellos sin restringir la orientación a un ámbito específico como ocurre en otras etapas educativas.

3 – ¿En qué aspectos crees que puede mejorar la orientación educativa? ¿Cómo podría lograrse?

En este momento creo que la falta de estabilidad de las plantillas y la ratio son dos aspectos de carácter general a mejorar. Ser coherentes con el modelo de orientación que nos hemos dado y tener recursos para ello. Dar relevancia a la orientación en el centro a través del reconocimiento, del compromiso y de la participación en los diferentes equipos y programas.

En un artículo anterior, exponía medidas como las siguientes:

  • Mejoramos la orientación reivindicando unas ratios adecuadas y unas condiciones laborales y recursos que garanticen un trabajo de calidad. Hay que bajar la ratio a 1/250 como indican organismos nacionales e internacionales.
  • Mejoramos si reducimos la precariedad laboral de las orientadoras y orientadores. Actualmente, alrededor del 25% es profesorado interino sin estabilidad en su destino. Esto no ayuda a realizar un trabajo a medio o largo plazo ni favorece el compromiso y la responsabilidad con el centro de trabajo y la comunidad educativa. Hay que rebajar el porcentaje de profesorado interino entre el 5-8% y aumentar la tasa de reposición de las plazas que dejan las jubilaciones.
  • Mejorar es cambiar en la práctica el modelo de orientación en las etapas de Infantil y Primaria, al menos en aquellas comunidades que aún no lo han hecho. Actualmente está centrado fundamentalmente en la evaluación psicopedagógica al no tener recursos suficientes para la realización del resto de funciones que la ley nos demanda. Sería conveniente ir hacia la creación de un departamento de orientación en estos centros como ocurre en secundaria y en otras comunidades autónomas.
  • En Andalucía, mejoramos pidiendo a la Administración Educativa que elabore la normativa intermedia que se derogó en 2010, que no se repuso, y que el subsistema de orientación necesita para concretar determinados aspectos de la planificación, organización y desarrollo de la acción tutorial y de la orientación educativa y profesional coherentes con el modelo de orientación que definen las leyes educativas. Adaptar las normas e instrucciones de los últimos años a los recursos que se tienen para evitar que en la práctica se vulnere el modelo de orientación y se incline hacia alguna de las funciones frente a otras.
  • Mejoraremos si introducimos en los centros y en los departamentos de orientación otras figuras como las de los profesionales técnicos en integración social, que no monitores escolares, o en educación social.
  • Mejorar implica un compromiso permanente con la colaboración, la formación y la innovación. Todo lo que sea favorecer el trabajo en equipo de las orientadoras y orientadores, una formación centrada en las necesidades reales que se tienen en los centros y el impulso de proyectos y programas innovadores.

4 – Seguro que de tus años en orientación educativa, guardas algún recuerdo especial sobre un centro, proyecto, grupo de alumnos… ¿Cuál te animas a compartir con los lectores de Colectivo Orienta?

Después de 38 años de trabajo hay muchos recuerdos y experiencias significativas que ocupan un lugar principal de tu memoria. En mi caso, puedo citar algunas.

En mi época de maestro:

  • La emoción de salir del barrio, durante los años ochenta, con los alumnos y alumnas del colegio de La Atunara. El primer viaje de estudios a Granada con unos estudiantes que no habían salido nunca, en un barrio entonces humilde y de pescadores. Después salíamos con mucha frecuencia e hicimos del Estudio del Medio una materia propia. A final de los años 80 con un grupo de estudiantes ganamos un concurso sobre Andalucía y Europa y visitamos Bruselas y París.
  • El Plan de Compensación Educativa. El trabajo en equipo que desarrollamos en el Colegio Público La Atunara durante los años 80 y la ilusión que teníamos en poner en marcha un proyecto que mejorase la situación educativa de una barriada humilde y trabajadora de La Línea. Nos inventamos un proyecto de Educación Infantil Temprana, el Proyecto 0-4, posteriormente 0-3. Hicimos realidad un modelo teórico diseñado por el catedrático de la Universidad de Oviedo Mario de Miguel Díaz sobre este tema. Sobre ese modelo teórico, un equipo educativo lleno de ilusión y atrevido, construimos un proyecto realista e innovador. Conectábamos con las familias de los niños y niñas del barrio que tenían entre 6 meses y 3-4 años de edad y los reclutábamos para el proyecto. Adaptamos un programa de estimulación precoz relacionado con esas edades y pusimos en marcha la atención educativa de esos niños y niñas y de sus familias, fundamentalmente madres. Acudían varios días a la semana al centro con sus hijos e hijas y llevábamos un programa de educación familiar. Desarrollamos el programa durante cerca de diez años y fuimos de los primeros centros que escolarizamos al alumnado de 3 años en el proceso de experimentación de la LOGSE.

En mi época de orientador:

  • El Programa de Formación de Padres y Madres que durante años hemos llevado en el instituto. Creamos sinergias colaborando con el Centro de Educación de Personas Adultas y, además de charlas sobre aspectos claves del desarrollo y la problemática de los adolescentes y los jóvenes, se impartían clases de Informática, de Inglés, un Club de Lectura o Talleres de Creación Literaria.
  • El Proyecto ACABES de lucha contra el absentismo escolar con el AMPA del instituto y otras asociaciones ciudadanas para sensibilizar a las familias y ayudar al profesorado y al alumnado en esta tarea. Recuerdo innumerables reuniones en el Consejo Escolar Municipal, con Fiscalía de Menores de Cádiz, con los Asuntos Sociales Municipales; la colaboración para la redacción de una ordenanza municipal contra el absentismo escolar…
  •  La creación del Programa de Alumnado Ayudante del instituto en el curso 2005-2006. La formación a lo largo de todos esos años, de forma ininterrumpida, de grupos de estudiantes para la mejora de la convivencia escolar, la inclusión, los hábitos de vida saludables… Su conexión con el Programa Forma-Joven. La formación de estudiantes y su empoderamiento como líderes positivos dentro de la comunidad educativa. En 2013 la Junta de Andalucía nos concedió el segundo premio de promoción de la Convivencia Escolar y de la Cultura de Paz de la comunidad por el trabajo que veníamos realizando.
  • Los Compromisos Pedagógicos, la elaboración de estrategias y de recursos para facilitar al profesorado la acción tutorial y el seguimiento educativo del alumnado con problemas de conducta y dificultades de aprendizaje. Las Tarjetas de Seguimiento, los Planes de Estudio en Casa…, han sido recursos creados para favorecer la labor tutorial y de ayuda al alumnado y para que pudiesen ser utilizados por el profesorado profesorado en general, especialmente para el aprovechamiento de la segunda hora de tutoría lectiva.
  • El trabajo realizado para conseguir que el instituto fuese un centro inclusivo que atendiese con calidad al alumnado con necesidades educativas especiales y con necesidades específicas de apoyo educativo. La implantación del Aula Específica y del Programa Específico de Formación Profesional Básica y la atención del alumnado con N.E.E./N.E.A.E. (entre el 7-8% del alumnado del centro). Como anécdota, recoger la denuncia que presentamos una madre de una alumna y este orientador al Defensor del Menor de Andalucía para modificar el borrador de la Orden que iba a regular los programas específicos de F.P.Básica y que no contemplaba al alumnado con modalidad C (escolarizado en las Aulas Específicas) como preferente para estos programas. Conseguimos implicar a esta institución y que su participación hiciese reconsiderar a la Consejería de Educación su propuesta inicial. Fue una satisfacción personal para nosotros y una oportunidad abierta para unos alumnos y alumnas que no cuentan ni siquiera con la oferta de recursos mínimos que la Administración establece para ellos y ellas

Por último, me gustaría recordar y agradecer el trabajo compartido y la colaboración con muchos tutores, tutoras y otro profesorado comprometido con esta tarea y con mis compañeras y compañeros orientadores del Grupo de Trabajo de La Línea con los que he trabajado, codo con codo, en la mejora de esta labor educativa durante los diecinueve años que he estado en activo en ella.

5 – Y para terminar, te pedimos que actúes como orientador. ¿Qué le recomendarías a una orientadora u orientador que está empezando en su trabajo?

En una publicación anterior, me atrevía a ofrecer unos consejos a los orientadores y orientadoras que están en activo:

  • Es fundamental dar sentido a lo que hacemos. Para ello, es conveniente tener una visión estratégica de las necesidades de orientación de nuestros centros y convertir esas necesidades en medidas, planes y proyectos.
  • Actuar de forma coherente con el modelo de orientación que tenemos. Esto implica equilibrar los tres macro-aspectos que articulan las funciones y objetivos de la orientación (el desarrollo personal y social; el apoyo a los procesos de enseñanza-aprendizaje; y las habilidades para la gestión de la carrera) y los tiempos de dedicación a las diferentes funciones (atención directa e individualizada al alumnado y a sus familias; intervención directa en grupos; asesoramiento psicopedagógico a la comunidad educativa; coordinación con el profesorado tutor y equipo directivo).
  • Trabajar por planes y programas es mejor que aplicar medidas puntuales o aisladas.
  • Dinamizar el plan de orientación y acción tutorial asumiendo que nuestra labor es dar coherencia y sentido al mismo mediante la organización de todas las medidas y actuaciones. Para asesorar necesitamos espacios y tiempos que es importante reivindicar, recursos y medidas que llenen de contenido las funciones y ayuden al profesorado tutor a realizar unas tareas para las que no está suficientemente formado.
  • Mantener una actitud que mejore la percepción que en ocasiones se tiene de la orientación por parte del resto de miembros de la comunidad educativa. Para ello tenemos que ser generosos en nuestro esfuerzo; mantener la ilusión por nuestro trabajo; ser auténticos, es decir que exista coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos; prestar atención e interés por los problemas que están relacionados con nuestras funciones, mantener nuestras puertas siempre abiertas y ser receptivos; trabajar en equipo y ser innovadores.
  • Hay que conectarse con otras orientadoras y orientadores próximos o lejanos a través de los medios que nos ofrecen las T.I.C. o de forma presencial. Nuestro trabajo puede aislarnos del resto de la profesión, es por ello que tenemos que recurrir a los medios que tenemos a mano para conectarnos y colaborar con otros compañeros y compañeras.
  • Trabajar en grupo y desarrollar un trabajo de equipo con el profesorado tutor de los diferentes niveles educativos; con los equipos docentes; con los departamentos didácticos; con el equipo directivo; con familias; asociaciones; servicios sociales, etc. Nuestro trabajo consiste en enlazar, en unir elementos de la comunidad educativa, planes y programas, contextos y darles un sentido creando estructuras y fortaleciendo la acción educativa.

Por último, me reafirmo en lo que decía en un artículo anterior en el que me despedía diciendo que “siempre he pensado que la mejor manera de pedir es dar y que el ejemplo es más significativo que las palabras”.

IMG-20170622-WA0006(1)

Miguel Ángel Valverde Gea

Orientador educativo (jubilado)

http://entrepasillosyaulas.blogspot.com

https://twitter.com/Depori98

Un comentario en “Entrevista a Miguel Ángel Valverde Gea: “El aspecto que más me ha motivado en mi trabajo ha sido el de la ayuda”

  1. Ha sido un honor para mí haber formado parte del Grupo de Trabajo de Orientadores que coordinaba Miguel Ángel los años que estuve con destino en Tarifa.
    Miguel Ángel es uno de los referentes de la Orientación en este país, estoy segura que esta disfrutando su nueva etapa vital.
    Enhorabuena Miguel Ángel por tu gran y eficaz labor y muchas gracias por todo lo que aprendí como Orientadora y persona en ese gran grupo humano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s