Desnudando el TDAH II. El enfoque relacional. ¿ Son posibles las categorías amigables?

La semana pasada, José T. Boyano, Orientador Educativo, nos sumergía en el conflicto entre detractores y defensores de la existencia del TDAH y su tratamiento, llevándonos desde la polémica, a una visión desde un Enfoque Relacional. Nos lanzó reflexiones muy relevantes y hoy nos lanza la pregunta: ¿Es posible convertir una categoría clínica en una categoría amigable, de esas que no lastiman a los seres humanos reales?

Advertimos que el autor, indica: “Por favor, siéntase libre de saltarse esta segunda parte, es algo filosófico, y por tanto totalmente innecesario”.

Extracto de su entrada anterior

  1. La polémica: “Marino Pérez, junto a otros muchos profesionales, niega la mayor. A primera vista, muchos lo sienten como una provocación: ¿familias que dopan a sus hijos? Yo le dejaba una semana a mi hijo/a, ¡Don Marino, a ver qué hacía usted!”.

  2. Fármacos y energía atencional: “¿Un primo segundo de la anfetamina? ¿Para la hiperactividad? .¿Cómo es posible que necesiten más madera los hiperactivos?. Muchos se asombran, suponiendo por intuición que requerirían relajación”./ “A pesar de la dificultad de muchos niño/as, para controlar y obtener suministros de energía atencional, la escuela les exige realizar las más variadas proezas de concentración a lo largo del día”. “Además de gastar en concentración, hay que añadir esfuerzos por reprimirse. Alrededor de uno, aparecen siempre estímulos mucho más atractivos. Risas, bromas, miradas o saltos”.

  3. El enfoque relacional:  Desde la perspectiva relacional, podemos pedir que la pelota de la culpa no rebote interminablemente de uno en el otro lado”. “La sombra del trastorno es alargada, como la del ciprés”. “La clave está en no atribuir el núcleo del problema, el pecado, a un solo jugador”.

caballito y caracol en pizarra

caballito y caracol en pizarra Autor: José T. Boyano

  1. ¿SON POSIBLES LAS CATEGORÍAS AMIGABLES?

En este tipo de polémicas, vendría bien abrir el diálogo a otras visiones alternativas, a argumentos complementarios. No dejemos a Don Marino con la palabra en la boca, en mitad de la estepa castellana, contornos de normalidad, sudor y lágrimas, Don Marino cabalga de regreso a Oviedo. No muera la conversación interrumpida, pues “matómela un ballestero”. La racionalidad exige el análisis de múltiples causas psicosociales y culturales.

Lo psicológico se desenvuelve en el campo de lo social y lo cultural. Este punto de vista panorámico permite poner el foco en la flexibilidad de la conducta y en las potencialidades humanas.

No nos engañemos. No va a resultar fácil desembarazarnos de los diagnósticos, ni de las hipotecas, ni de los ropajes que cubren nuestras vergüenzas. Seguirán cumpliendo con eficacia su función, organizando nuestra casa y manteniendo a raya, confinados, los trapos por planchar, los gritos por lavar.

Aunque mantengamos, por comodidad, economía o conveniencia, determinadas categorías clínicas, deberíamos esforzarnos por construirlas con materiales flexibles. De este modo, no se lastimarían los seres humanos reales, en esa operación que exige ser anestesiados, recortados, acomodados a un lecho de hierro, como procuraba el poco hospitalario Procusto.

¿Es posible convertir una categoría clínica en un espacio amigable? ¿Sería una contradictio in terminis hablar de categorías amigables? ¿Es posible una escuela abierta? ¿Un hospital hogareño? ¿Una familia libre? ¿Estamos tratando de agarrar por la cola a una paradoja? Tal vez no sea posible enmascarar las consecuencias indeseables, iatrogénicas. Tal vez sea necesario asumir los daños colaterales, tragarnos la píldora de un bocado, con un poco de azúcar bastará, a la manera de Mary Poppins. Como predijo Freud, otro mito popular, estamos condenados a digerir el malestar. La cultura tiene un regusto amargo.

Por el contrario, si asumiéramos, arrebatados por un impulso romántico, que las simplificaciones y las definiciones estrechas nos mutilan, nos maltratan, ¿deberíamos quemar los cajones, astillar los armarios? ¿Asumir el riesgo de vivir sin protocolos, sin vallas, sin muletas ni dioses protectores?

¿Nos paralizaría el miedo a la libertad? Seguramente, Mr. Fromm. Los cambios en las mentalidades han de ser progresivos, para ser asumidos sin pánico. Los conceptos que nos ayudan a mantenernos a flote no pueden ser todavía desechados. No estamos preparados todavía para celebrar una boda en una playa nudista.

Cada civilización toma sus propias decisiones. La nuestra es una sociedad práctica, atenta a los mercados. No se detendrá por unos pocos arañazos. Los niños son de goma. Niños y mentes han de formarse adecuadamente, sin sentimentalismos. Es decir, adecuarse a una forma, a un molde. En el mercado, prima el diseño brillante y la producción en serie. Para ser competitivos, buscamos elevados, predefinidos estándares de calidad. La calidad y estandarización de los productos, el acabado perfecto, con su fecha de caducidad, es la garantía que nos demandan esos mercados de los que dependemos.

Por fortuna, mucha otra gente, aunque inmersa en nuestra cultura mercantil, aprecia los métodos artesanales, el cariño al tratar las materias primas, las variedades locales y los moldes diferentes, con imperfecciones. Estas gentes son poco prácticas, no desechan las frutas con desconchones, asimétricas en apariencia. Son gentes que valoran lo autóctono y lo distinto, los procesos antiguos, el fuego lento, el cultivo tradicional, la ausencia de aditivos artificiales. La diversidad de formas biológicas, de sistemas nerviosos impredecibles e inestables, constituye una garantía distinta, que nos asegura una calidad a largo plazo, beneficiosa para nuestra especie, sin caducidad prevista.

caballito y caracol en la pizarra

caballito y caracol en la pizarra. Autor: José T. Boyano

  1. LA AVECILLA Y EL HILO DE ARIADNE.

“Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas”.

Noam Chomsky.

Mientras tanto, mientras el futuro decide qué paso dar, nos queda, a todos nosotros, prisioneros y nubes, familias y escuelas, un hilo de comunicación, tan resistente y elástico como el hilo de Ariadne. Esta heroína prestó su ovillo de hilo para asistir a Teseo en su navegación por el laberinto, asegurando su salvación. En la versión canónica del mito, el Minotauro de la incomunicación fue sacrificado.

Hoy por hoy, disponemos de un hilo de Ariadne, para movernos en el laberinto de la diversidad. Este hilo está formado por el lenguaje que nos vincula, hilo que en el romance del prisionero era: “… una avecilla, que me cantaba al albor”. La comunicación, el instinto del lenguaje, ese hilo tensado a través de la diversidad de nuestros cerebros nos mantiene interconectados. Pidan al ballestero, ahora que, en tiempos de calor, se encañan los trigales, que no acabe con el vínculo que nos permite entendernos.

El vínculo del diálogo nos deja entrever la neurodiversidad, aunque sea por una rendija, comprender cuándo son los días, y cuándo, en la mente de esos otros,” las noches son”. Pidan, como decía el niño o la niña reales, que el ballestero del romance se peine una sonrisa.

Pidamos, aunque se trate de una cadena de oxímoron, que las categorías no laminen; que los minotauros no devoren carnes vírgenes; que las escuelas se abran en carne viva y florezcan; que las fotosíntesis se desnuden en los nublados; que los profetas no callen; que Procusto se ablande; que clínicos y doctores confiesen sus dudas teológicas; que el Minotauro comparta su almuerzo vegano de salvado con la avecilla…

Y, por encima de todo, pidamos que se desenrede la madre de todas las paradojas, encerrada en una contradicción, oculta bajo el eclipse de un oxímoron, anudado en un ovillo, escondido en un laberinto; pidamos finalmente que el prisionero sea libre, o, por lo menos, que tenga la sensación de ser libre.

José T. Boyano

Orientador, Psicólogo, Director de la Revista de AOSMA.

https://aosma.es/wordpress/category/revista

2 comentarios en “Desnudando el TDAH II. El enfoque relacional. ¿ Son posibles las categorías amigables?

  1. 2 artículos muy sugerentes. Mira que tenía este tema un poco olvidado pero la lectura me ha resultado muy provocadora.
    Ya Lou Marinoff en su famosa obra “Más Platón y menos Prozac” cuestionaba las categorías del DSM de forma soberbia. Respecto al sobrediagnóstico, este video de Ken Robinson (que nunca me cansaré de ver y compartir) resulta esclarecedor. https://www.youtube.com/watch?v=fkBzLlYlc64
    Personalmente, en otro tiempo, hubiese escogido la “quema de etiquetas” sin dudar. Pero ahora me pregunto si no estaremos como en el chiste de los físicos hablando de “gallinas esféricas y en el vacío”. Me limito a exponer un par de cuestiones que me hacen dudar y que han resquebrajado aquel discurso etéreo o quizás romántico como dice José T Boyano.
    Una es que las asociaciones de personas implicadas son las primeras en muchas ocasiones en reivindicar un “diagnóstico precoz”. Tenemos un claro ejemplo en las asociaciones relacionadas con el Trastorno de Espectro Autista (TEA) que llevan años trabajando en esta línea.
    También sumo a este argumento las frecuentes confesiones de personas que sienten alivio al recibir un diagnóstico de dislexia o TDAH. Este mensaje también es defendido por muchas asociaciones que entienden que el saber qué es lo que te ocurre y que tiene un nombre y que hay más gente… supone en último término un alivio.
    Por otro lado ,(este argumento es más egocéntrico) he aprendido a trabajar con las etiquetas a mi favor. El modelo humanista- estratégico plantea como primera fase un cambio de mirada y esto muchas veces se traduce en cambiar la etiqueta de malo/a por la etiqueta de TDAH (por ejemplo).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s