Red 3.0 de Orientadoras y Orientadores Investigadores: una red de conocimientos desde Colombia.

Con este artículo comenzamos una nueva línea de colaboración en Colectivo Orienta. La orientación en red nos permite eliminar barreras geográficas y culturales para adentrarnos y aprender de la orientación educativa en otros países. 

Carlos Borja, compañero orientador de Colombia, comparte con nosotros sus reflexiones acerca de las posibilidades infinitas que ofrece la red, en este caso apoyada en Facebook (https://www.facebook.com/groups/CarlosBorja), no solo para investigar, crear y compartir conocimiento, sino también para transformar la sociedad desde la orientación educativa. 

captura

Fotografía: Carlos Borja.

La Orientación Escolar en Colombia, se oficializó en el año 1974 (Resolución 1084, del 26 de febrero), sin embargo, su nacimiento se remite muchos años atrás, según indicios recuperados y documentados por colegas investigativos. Es necesario precisar que la naturaleza y quehacer de nuestro rol ha venido cobrando gran importancia y en este momento es fundamental en la dinámica interna de las Instituciones Educativas.

Las funciones de este cargo están principalmente relacionadas con lo pedagógico, pero también con lo comunitario y administrativo, esto último, puede hacer pensar en nuestra labor como directivos; sin embargo, reconocemos nuestro perfil desde una mirada integradora como servidores sociales, mediadores, asesores, conciliadores, investigadores, garantes de derechos, interlocutores con las diferentes entidades y estamentos que apoyan y ayudan a la comunidad educativa, esta es la esencia de la labor de los docentes con funciones de Orientación y Asesoría Escolar.

Las y los Docentes Orientadores son profesionales que poseen las competencias para desarrollar programas que fomentan un ambiente institucional de armonía, colaboración, afecto, respeto y que se fundamentan en los valores individuales y sociales que permiten disfrutar los aspectos positivos de la vida; ahora bien, tales competencias se pondrán en evidencia cuando el susodicho funcionario actúa intencionalmente dentro de la organización educativa. Referidas acciones intencionales o desempeños se derivan de la misión, objetivos y responsabilidades definidas dentro de la institución y asumidas por el Docente Orientador en el ejercicio de sus funciones, orientadas al logro de metas particulares en las diferentes áreas de gestión (MEN, 2012:31).

El propósito de la Red 3.0. de Orientadoras y Orientadores Investigadores (en Facebook: https://www.facebook.com/groups/CarlosBorja) es consolidarnos como una Comunidad Global de Docentes Orientadores y Orientadoras apasionados por la investigación, en la cual se ha ido construyendo un conocimiento situado, como Patrimonio Intelectual, que está contribuyendo con el empoderamiento, identificación, cualificación de la Orientación Escolar y el rol de Orientadores/as en las Instituciones Educativas.

captura1

UNA BASE DE DATOS DE CORREOS QUE SE TRANSFORMÓ EN RED DE CONOCIMIENTOS

Ningún hombre -o mujer- puede ser un buen maestro a menos que tenga sentimientos de cálido afecto hacia sus estudiantes y un legítimo deseo de inculcarles lo que cree de valor. (Bertrand Russell, 2010:75, “Las Funciones de un Maestro”, Ensayos Educativos SED).

Días después de realizada la posesión -octubre de 2011-, los Orientadores recién nombrados, nos conocimos ahí, espontáneamente, con los que ya venían (van 43 años, según Resolución 1084 de 1974) nos comenzó a unir un vínculo común, que más adelante entenderíamos. Eran las particularidades, a pesar de tener diferentes pregrados, posgrados, especialidades y posturas… Compartimos un mismo sentir: ¡SER ORIENTADORES Y ORIENTADORAS!

Esta conexión intangible fortaleció, a través de emails entre Orientadores Escolares, la más poderosa Red de comunicaciones, como no hay en ninguna parte. Por la cual ha circulado información, documentos, reflexiones, discusiones, propuestas, instrumentos creados, escritos propios de diversa índole, con tanta frecuencia, que inevitablemente ha llevado a generar aprendizajes, experiencias, trabajos investigativos y quehaceres, en un cúmulo de saberes y conceptos situados tan valiosos y conocimientos tan especializados como no lo tienen otros grupos académicos; que si cada uno de nosotros documentara y escribiera todo lo que ha hecho y hace actualmente, creo, tendríamos muchos libros, y hasta una enciclopedia de la Orientación.

Podemos citar las normas y jurisprudencia, enumerar un listado oficial de funciones y competencias (por ejemplo, las del acuerdo 151 de 2010, por la CNSC), o listar las situaciones y casos atendidos en los planteles educativos, los cuales han sido ampliamente discutidos y sistematizados en las mesas locales, divulgados y publicados desde nivel central (Directorio de rutas).

captura2

Pie de foto: Borja, C., Brunal, A., y Osorio S. (2018). Rol y Sentido del Orientador Educativo en Ámbitos Escolares en Colombia (Convenio IDEP-SED). Red Latinoamericana de Profesionales de la Orientación – RELAPRO. Bogotá. ISBN 978-958-48-4111-7

Contextualizado con las normas/legislación que promueven y alientan hacer investigación; analizar y discutir (en pequeños grupos) las posibilidades reales no solamente de hacer trabajos investigativos en las escuelas desde la Orientación Escolar, sistematizarlos, publicarlos en una revista especializada -generando conocimientos epistemológicos /pedagógicos-, pero sobre todo impacto en la Escuela, aportes a las políticas educativas distritales y nacionales, estrategias para la orientación escolar, entre otros aspectos. Adicionalmente que sea una propuesta de Maestría/Doctorado (como comisión, licencia remunerada, beca), tener incidencia en la evaluación de desempeño, en la evaluación de ascenso, recibir apoyo económico y de tiempo –gubernamental o universitario- permanente para continuar investigando, como una función y quehacer del(a) Orientador(a) Escolar reconocido y visibilizado, agrupado además en una Red Distrital de Docentes Orientadores/as Investigadores.

Hemos desarrollado un trabajo en equipo, permanente y comprometido, que ha llevado a la consolidación de propuestas alternativas, aportando en la reconstrucción de las comunidades escolares, de manera que se puedan atender las diferentes realidades que se presentan en la Escuela de hoy, que nos exige mantenernos en constante evolución y transformación; gracias a esto, se ha adquirido una experiencia y dominio de orden multidimensional, sobre la manera de abordar situaciones de riesgo que a diario enfrentan las niñas, niños y adolescentes, mitigando las consecuencias que éstas traen a nivel personal, familiar y social, a través del diseño de estrategias, herramientas, instrumentos, proyectos, rutas, protocolos y acciones pedagógicas.

El rol y la acción del docente Orientador en la vida escolar, no es simplemente describir como el conocimiento adquirido, por este profesional, sea aplicado a las actividades educativas, sino que sus acciones cobran importancia, porque se dirigen a atender las necesidades de los niños, niñas y adolescentes, reconociendo la trascendencia de trabajar directamente con ellos, sus familias, el cuerpo docente, los directivos y con la comunidad.

Las perspectivas de trabajo dentro de una RED como la nuestra–vista desde la gestión del conocimiento/aprendizaje como comunidad académica, apoyada por las TIC-, apuntan a compartir e intercambiar experiencias sistematizadas. Participando en eventos académicos, foros, simposios, paneles, debates, congresos, seminarios, talleres, capacitaciones; formación posgradual diseñada especialmente para orientadores.

Nuestra meta permanente, es consolidar la Red de Orientación a nivel de Colombia, visibilizándonos como unidad (pasamos de 4.300 colegas); incidiendo en la educación del país, apoyando los estamentos de la comunidad educativa y fortaleciendo la Red Distrital de Docentes Orientadores y Orientadoras apasionados por la investigación, OrientaRed (quien nació de la Red general, hace 3 años), desde la cual se han ido sistematizando nuestras acciones, contribuyendo con el empoderamiento de la Orientación Escolar y el rol de los Orientadores.

Esta sistematización y visibilización de experiencias exitosas contribuyen al desarrollo humano, la construcción de la paz, la ciudadanía y la convivencia desde lo escolar (sin olvidar lo sindical y lo laboral), aplicables a nuestra realidad, además de impactar en la construcción de políticas públicas educativas. Nuestra labor ha ido mucho más allá de lo tangible, de lo visible, de lo jurídico, de lo evidenciable… Hemos trascendido más allá de las instituciones educativas, incluso hasta la sociedad.

El apoyo principalmente es para nuestros/as estudiantes y sus familias (teniendo en cuenta la connotación de lo que significa familia actualmente), indefectiblemente también asesoramos a docentes, directivos, funcionarios de otros entes estamentales dentro de la red interinstitucional de apoyo, incluso el apoyo entre nosotros mismos(as), somos comunidad de cuidado y autocuidado.

Y como constantemente estamos proponiendo, entre estas propuestas de investigación e innovación, se pueden mencionar algunas recientes, como:

El fracaso escolar en grado sexto, principalmente.

La orientación familiar.

La incidencia del maltrato desde la niñez, pasando la adolescencia, hasta la vida adulta y las maneras de superar/mantener algunos traumas.

El desarrollo de herramientas virtuales que faciliten y promuevan la vinculación de las familias en los procesos de orientación escolar.

El desarrollo histórico de la orientación escolar en Colombia, marco legal y conceptual.

La creación de un aplicativo donde se sistematice la atención del servicio de orientación escolar; de una agenda de investigación, problemas sociales a la vez objetos de estudio; de una revista digital de orientación y otros mecanismos de divulgación.

La construcción de subjetividad, como otra mirada a los proyectos de vida, desde algunas categorías principales: discursos de desarrollo y realización, sentido de la escolaridad, desarrollos y otra escolaridad. También la relación del desempeño escolar con hábitos y rutinas de estudio en casa, atención y concentración entre otros.

Por esto, mi anhelo es que nuestra red, por la cual se ha generado, intercambiado y transitado bastante conocimiento y saber propio durante estos dos años, sea además una comunidad de cuidado (con cierta referencia a la resiliencia), que nos permita salvaguardarnos, protegernos, respaldarnos, consentirnos, mimarnos, tolerarnos, conocernos, salvarnos (porque no) la lista sigue y es larga. Dejando de lado las barreras del aprendizaje, con humildad, les digo que he aprendido tanto de ustedes, como ni se imaginan. No existe experto, capacitador, formador o interlocutor, como nosotros mismos. ¿Quién nos conoce más?  Sino entre nosotros; sin ser malinterpretado -y siendo desubicado e impertinente como siempre-, creo que muchas veces nos comportamos como autistas (en el sentido crítico del término, y respetando a nuestros estudiantes de inclusión).

Para mí, no existe tema, situación o problema, que no sea manejado con experticia por uno de nuestros pares, colegas o camaradas orientadores, con pertinencia para el quehacer diario, que mejora nuestro desempeño. Si cada uno de nosotros documentara y escribiera todo lo que ha hecho y hace actualmente, creo, tendríamos, no solo un libro, sino toda una enciclopedia desde y para la orientación, tan valiosa como un conocimiento situado histórica y culturalmente en el Distrito.

Actualmente tenemos como propósito unificar los abordajes articulándonos con todos los entes de apoyo interinstitucional a nivel nacional, con el fin de fortalecer nuestra labor y brindar una respuesta y apoyo más eficiente y oportuno a los estudiantes y sus familias. Buena parte de las acciones conjuntas e individuales realizadas han sido sistematizadas, publicadas, socializadas y presentadas en eventos y encuentros académicos (con apoyo de Nivel Central, universidades públicas o privadas, fundaciones, IDEP, entre otros). Muchos de estos trabajos investigativos, han enriquecido nuestros conocimientos, nos han cualificado y además han servido de consulta entre pares, docentes de aula, profesionales de apoyo, coordinadores y rectores.

Las y los orientadores además de impactar en la comunidad, el barrio, el colegio (hasta la sociedad), es el impacto que tenemos en otras personas, principalmente nuestros estudiantes (niños, niñas y jóvenes), sus padres, madres, familiares, cuidadores y acudientes, seguido de las y los docentes de aula, los directivos, e incluso impactamos en nuestros pares orientadores y orientadoras.

Influimos en las normas, leyes y conceptos jurídicos, dando una posición diferente, haciendo que se modifiquen y transformen los imaginarios, creamos conceptos, proponemos estrategias, intentamos aportar a la pedagogía y a la educación, impactamos en las teorías y epistemologías (somos humanistas, somos constructivistas, somos positivistas, somos eclecticistas, buscando soluciones macro), la cual estamos constantemente enriqueciendo, desde nuestros conocimientos experienciales (como teoría fundamentada en los datos).

Diseñamos procesos, protocolos, unificamos posturas, discutimos, analizamos, reflexionamos sobre la escuela, sus actores y políticas públicas educativas, al mismo tiempo que nos vemos como sujetos de investigación, participantes inmersos en la cotidianidad de las instituciones Educativas, como una auto-etnografía de nuestro quehacer y rol.

No nos conformamos con solucionar los casos particulares, deseamos cambiar, transformar, el país, con propuestas sociales más ambiciosas, desde la investigación, desde la agremiación, desde la asociación, desde el sindicalismo, desde lo laboral…

Pero si nos apartamos uno del otro, si nosotros mismos nos quedamos en la individualidad, –sin que el tener diferencias sea una justificación, ya que siempre las tendremos y es sano que así sea, el conocimiento lo hemos construido gracias a estas diferencias-, pero, si permitimos la desunión, si nos invisibilizamos entre nosotros, y desconocemos o desaprobamos el trabajo del otro; irremediablemente nos iremos apagando, oscureciendo, opacándonos, enfriándonos, hasta dejar de brillar y alumbrar con nuestra luz interior, el camino, los pasos de los estudiantes, de los padres,  docentes, coordinadores, rectores y por supuesto los nuestros. Hago aquí un comentario sarcástico -como un chiste flojo-: “lo único en lo que estamos de acuerdo, es precisamente que no estamos de acuerdo”.

captura3

Pie de foto: El Faro, metáfora viva del Orientador y Orientadora Escolar, guiando -iluminando- toda la comunidad educativa (estudiantes, padres, madres, acudientes, docentes, directivos, administrativos, funcionarios de otras entidades estatales y privadas) y por supuesto a nuestros pares… Fuente: Carlos Borja, 31-3-2018

Por todo esto nuestro principal propósito es: Investigar Orientar Transformar, de la Escuela a la Sociedad. Pensándonos la Educación y el Colegio desde la Orientación Escolar. La investigación como una práctica de la Orientación Escolar, en la Instituciones Educativas.

Esa ilusión que se encendió en cada uno de nosotros desde que comenzamos a trabajar en los colegios, no se ha apagado, ¡está más brillante! Somos en sí mismos, una comunidad de cuidado y autocuidado (desde la ética/cultura del cuidado): ¿Quién orienta un orientador?

Para continuar el debate, dejo las siguientes preguntas:

¿Qué significado histórico tiene ser Orientador… específicamente, ser docente con funciones de Orientación en esta época? ¿Cuál es el modelo epistemológico de la Orientación en la Escuela?¿Qué deudas tiene la Orientación Escolar con la educación? ¿Es Orientación Escolar u Orientación Educativa? ¿Cuál debe ser el perfil del psicólogo educativo? ¿Es Psicopedagogía o Psicología y Pedagogía?

Una cuestión que debe ser deliberada en Colombia y toda Latinoamérica: ¿Cuál es el paradigma conceptual en el cual se sostiene la Orientación Escolar? ¿Tenemos una epistemología propia (es decir, desde el sur)?

Finalmente, citando a Brunal (2016), ¿Cuál es nuestro modelo Latinoamericano de la Orientación?

Bibliografía:

Borja, C., Brunal, A., y Osorio S. (2018). Rol y Sentido del Orientador Educativo en Ámbitos Escolares en Colombia (Convenio IDEP-SED). Red Latinoamericana de Profesionales de la Orientación – RELAPRO. Bogotá. ISBN 978-958-48-4111-7

captura4Carlos Borja

Orientador Escolar

https://www.facebook.com/c4rl0s.b0rj4

Colíder Red Orientadores y Orientadoras

https://www.facebook.com/groups/CarlosBorja

Secretaria de Educación del Distrito Bogotá, Colombia

cborja@educacionbogota.edu.co

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s