Claves para el aprendizaje significativo en el aula.

Antoni Ballester, profesor de secundaria y antes maestro, nos anima a ahondar en la Teoría del Aprendizaje Significativo y en las posibilidades de dinamización del grupo aula, para hacer posible la atención a la diversidad y la participación de todo el alumnado en el aula. 

En el aula, no basta con dominar una asignatura, también hay que conocer la investigación de la psicología educativa, cómo aprenden los estudiantes; siendo muy importante enseñar como el alumno aprende, de forma conectada y relacionada.

Los seres humanos aprendemos a largo plazo por construcción, en la que una pieza encaja con otra; aprendemos relacionando unos conceptos con otros, que conectamos como si de un puzle se tratara, un puzle que forma nuestra estructura o malla de conocimiento.

David P. Ausubel, Joseph D. Novak y Helen Hanesian, especialistas norteamericanos en psicología educativa de la Universidad de Cornell, que tienen como precedente al psicólogo bieloruso Vygotsky, han diseña­do la teoría del aprendizaje significativo, aprendizaje a largo plazo, o teoría constructivista, según la cual, para aprender, es necesario relacionar los nuevos aprendizajes a partir de las ideas previas del alumnado.

El aprendizaje es una construcción de conocimiento en el que unas piezas encajan con otras en un todo coherente. Para que se produzca un verdadero aprendizaje, es decir, un aprendizaje a largo plazo y que no sea rápida y fácilmente expuesto al olvido, es necesario conectar la es­trategia didáctica del profesorado con las ideas previas del alumnado y presentar la información de manera coherente y no arbitraria, «construyendo», de manera sólida, los concep­tos e interconectando los unos con los otros en forma de red de conocimiento. El aprendizaje, para que se pueda denominar aprendizaje, debe ser significativo; o, en otras palabras: debe ser un aprendizaje que adquiera la propiedad de serlo a largo plazo.

En la práctica docente, es de vital importancia contemplar los conocimientos previos del alumnado, poder enlazarlos con las ideas nuevas y conseguir un aprendizaje real y, por tanto, significativo. En el aprendizaje por construcción, los conceptos van encajando en la estructura cognitiva del alumnado, por lo que este aprende a aprender, aumentando su conocimiento.

Los seres humanos tenemos un gran potencial de apren­dizaje, que perdura aunque no se llegue a desarrollar; el aprendizaje significativo, facilita la expansión de dicho potencial. Hay una disposición favorable por parte del alumnado hacia este tipo de aprendizaje, ya que aumenta la autoestima, potencia el enriquecimiento personal, muestra el resultado del aprendizaje y mantiene alta la motivación para seguir aprendiendo.

«La esencia del aprendizaje significativo radica en el hecho de que las ideas están relacionadas simbólicamente y de manera no arbitraria —no al pie de la letra— con lo que el alumnado ya sabe» (Ausubel, Novak y Hanesian, 1978). Podemos decir, por tanto, respecto a los materiales y recursos para el aprendizaje, que se produce aprendizaje significativo si el material está relacionado de manera no arbitraria con la peculiar estructura cognoscitiva del alumnado.

Foto 1 Joseph D. NovakJoseph Donald Novak (1933- ). Autor de la Teoria del aprendizaje significativo y creador del mapa conceptual.

El aprendizaje basado en la repetición tiende a inhibir un nuevo aprendizaje, mientras que el aprendizaje significativo facilita el nuevo aprendizaje relacionado. Por otra parte, los materiales aprendidos significativamente pueden ser retenidos durante un período relativamente largo de tiempo —meses, e, incluso, años—, mientras que la retención del conocimiento después de un aprendizaje memorístico por repetición mecá­nica es de un intervalo corto de tiempo —varias horas o, a lo sumo, algunos días— (González et al. 2000).

Ausubel D. P., Novak J.D. y Hanesian en su libro Psicología educativa, un punto de vista cognoscitivo dicen: «Es obvio que puede aprenderse y retenerse mucho más si se le pide al alumno que asimile únicamente las sustancias de las ideas en lugar de las palabras exactas para expresarlas… Adquirir grandes volúmenes de conocimiento es sencillamente imposible si no hay aprendizaje significativo. La coherencia del discurso lograda por “comprensión”, facilita indudablemente el aprendizaje y la retención; pero, a menos que el aprendizaje sea también significativo, será muy poco el conocimiento, organizado de cualquier otra manera, que pueda asimilarse».

Desde estas bases teóricas, diseñamos un método ( Método Ballester), que se basa en la participación activa del alumnado en su aprendizaje, pretendiendo:

  • Atender la diversidad en el aula.
  • Aumentar la motivación del alumnado.
  • Optimizar el rendimiento académico.
  • Reducir y evitar problemas disciplinarios.
  • Descargar el trabajo del docente y educador.

El alumnado es el centro del proceso de aprendizaje, que guiado por el profesorado, trabaja en equipo de manera activa, abierta y creativa, relacionando los conceptos mediante el mapa conceptual de Joseph D. Novak, con la vida real fuera del aula.

Llevar a la práctica la Teoría del aprendizaje significativo en el aula conlleva averiguar cuáles son los factores clave que hacen que los niños aprendan, y una vez determinados estos factores, potenciarlos intencionadamente para evitar problemas derivados de la disciplina y para mejorar el rendimiento académico.

La educación y, por tanto, la escuela tienen como objetivo hacer de los alumnos, futuros ciudadanos que posean la capacidad de pensar y responder con creatividad ante las diversas situaciones que se encuentren en la vida fuera de las aulas. Es posible una escuela activa, creativa, lúdica y en el entorno del alumnado, que optimice las situaciones de enseñanza-aprendizaje a partir del uso del pensamiento divergente del profesorado de manera que las propuestas no sean unidireccionales, sino flexibles y plásticas.

Los resultados de rendimiento académico del aprendizaje significativo y los mapas conceptuales están ampliamente demostrados por Novak y Gowin (1988), Moreira (1997), González (1996), Ballester (1999), González, F. M., Ibañez, F., Casalí, J., López, J., y Novak, J. (2000), Valadares J. y Soares, M.T. (2008) y por cientos de investigadores que han participado en los ocho Congresos internacionales de Mapas conceptuales y en los cinco Encuentros internacionales de Aprendizaje significativo.

El profesorado es quien mejor conoce a sus estudiantes, y él es quien finalmente decide lo que deben aprender y trabajar según el currículo.

El objetivo es, pues, mejorar el aprendizaje y facilitar el trabajo docente mediante el proceso de control de estas seis variables, para hacer el aprendizaje significativo:

  • El trabajo abierto, para poder trabajar con alumnos diferentes.
  • La motivación, para mejorar el clima del aula y tener al alumnado interesado en el trabajo.
  • El medio, para relacionarlo con el entorno.
  • La creatividad,  para potenciar la imaginación y la inteligencia.
  • El mapa conceptual, para relacionar y conectar los conceptos.
  • La adaptación curricular,  para el alumnado con necesidades específicas.

Foto 2. Libro Método Ballester

www.antoniballester.com

www.metodoballester.com

http://www.aprendizajesignificativo.es

 

Bibliografía:

  • Alonso, María del Cristo (2010). Variables del aprendizaje sig­nificativo para el desarrollo de las competencias básicas. (En línea) Tenerife. Disponible en: http://www.aprendizajesignificativo.com (2018, 10 de febrero).
  • Alonso, M. C., Oria, C., Sagaseta, E., Reyes, J. y Docentes participantes en el Seminario de aprendizaje significativo de las Islas Canarias (2007). Disco CD de prácticas, (En línea). Dirección General de Promoción Educativa. Gobierno de Ca­narias. Tenerife. disponible en http://www.aprendizajesignificativo. com (2018, 10 de febrero).
  • Ausubel, David. P. (2000). The acquisition and retention of knowledge: a cognitive view. Dordrecht, The Netherlands: Kluwer Academic Publishers. [Edición en castellano: Adquisi­ción y retención del conocimiento: una perspectiva cognitiva. (2002). Barcelona: Paidós Ibérica].
  • Ausubel, D. P., Novak, J. D., y Hanesian, H. (1978). Educational psychology: a cognitive view (2ª ed.). New York, NY: Holt, Rinehart and Winston. [Edición en castellano: Psicología educativa: un punto de vista cognoscitivo. (1983). México D. C., México: Trillas].
  • Ballester, Antoni (1999). Hacer realidad el aprendizaje sig­nificativo. Cuadernos de Pedagogía, 277, 29-33.
  • Ballester, Antoni (1999). Els mapes conceptuals com a eina per potenciar l’aprenentatge significatiu. Pissarra, 93, 42-45.
  • Ballester, Antoni (1999). La didàctica de la geografia: aprenen­tatge significatiu i recursos didàctics de les Illes Balears. Palma, Mallorca: Documenta Balear.
  • Ballester, Antoni (2006). Comunicación-Póster: El aprendi­zaje significativo en la práctica. Boletín de Estudios de Investi­gación Indivisa Monografía VII 2007. V International meeting on meaningful learning-V Encuentro internacional sobre aprendizaje significativo. (En línea) Centro Superior de Estudios Universi­tarios La Salle, Madrid. Disponible en: http://www.antoniballester. com (2018, 10 de febrero).
  • Ballester, Antoni (2008). Meaningful learning in the practice. En M. K. Alhberg, A. Cañas, J. D. Novak, P. Reiska (eds.) (En línea) Concept mapping-connecting educators: proceedings of the 3rd International conference on concept mapping (págs. 185-188). Helsinki, Finlandia, y Tallin, Estonia. Disponible en: www. antoniballester.com (2018, 10 de febrero).
  • Ballester, Antoni (2014). Meaningful learning in practice. Journal of Education and Human Development. (En línea), vol. 3, n.º 4, págs. 199-209. Madison, WI: American Research Institute for Policy Development. Estados Unidos. Disponible en: http://www.antoniballester.com (2018, 10 de febrero).
  • Ballester, Antoni (2018). Método Ballester. El aprendizaje significativo en la práctica. Almería: Círculo Rojo.
  • González, Fermín M., y Novak, Joseph (1996). Aprendizaje significativo. Técnicas y aplicaciones. Madrid: Ediciones pedagó­gicas.
  • González, Fermín M. (2008). El mapa conceptual y el diagrama UVE: recursos para la enseñanza superior en el siglo XXI. Madrid: Narcea.
  • González, F. M., Ibañez, F., Casalí, J., López, J., y Novak, J. (2000). Una aportación a la mejora de la calidad de la docencia universitaria: los mapas conceptuales. Pamplona: Universidad Pública de Navarra.
  • Monreal, E., Díaz, G., y Ramos, C. (2014). Una transforma­ción global, coherente y significativa. Cuadernos de Pedagogía, 448, 63-66.
  • Moreira, Marco Antonio (1997). Mapas conceptuales y apren­dizaje significativo, (En línea). Revista chilena de Educación en Ciencias 4 (2) Disponible en:  http://www.if.ufrgs.br/~moreira/mapasesp.pdf  (2018, 10 de febrero).
  • Novak, Joseph D. (1977). A theory of education. Ithaca, NY: Cornell University Press. [Edición en castellano: Teoría y práctica de la educación. (1982). Madrid: Alianza Editorial]. [Portugés: (1986). Paperback].
  • Novak, Joseph D. (1998). Learning, creating, and using knowle­dge: concept maps as facilitative tools in schools and corporations. Mawah, NJ: Lawrence Erlbaum and Associates. [Edición en castellano: Conocimiento y aprendizaje: los mapas conceptuales como herramientas facilitadoras para escuelas y empresas. (1998). Madrid: Alianza editorial]. [Portugués: (2000). Lisboa: Platano Edicoes Tecnicas].
  • Novak, Joseph D. (2014). Conocimiento, aprendizaje y edu­cación. Cuadernos de Pedagogía, 448, 52-55.
  • Novak, J. D., y Cañas, A. (2006). La teoría subyacente en los mapas conceptuales y cómo construirlos. Pensacola, FL: IHMC. http://cmap.ihmc.us/Publications/ResearchPapers/Teoria SubyacenteMapasConceptuales.pdf (2018, 10 de febrero).
  • Novak, J. D., y Gowin, D. B. (1988). Aprendiendo a aprender. Barcelona: Ediciones Martínez Roca.
  • Rodríguez Palmero, M. L. y Moreira, M. A. (2018) Mapas conceptuales: herramientas para el aula. Barcelona: Octaedro.
  • Rico, Manuel (2014). Mapas conceptuales cooperativos. Cuadernos de Pedagogía, 448, 67-69.
  • Valadares, J., y Soares, M. T. (2008). The teaching value of concept maps, Concept mapping-connecting educators: procee­dings of the 3rd Internationalconference on concept mapping. (En línea). Disponible en: http://cmc.ihmc.us/cmc2008papers/ cmc2008-p129.pdf (2018, 10 de Febrero).
  • Vygotsky, Lev S. (1979). El desarrollo de los procesos psicológi­cos superiores. Barcelona: Crítica.
  • Vygotsky, Lev S. (1988). Pensament i llenguatge. Barcelona.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s