Ayer y hoy en el trabajo orientador

Agenda y boli

Los del norte (y no es serie televisiva) hemos seguido trabajando porque nuestras vacaciones de Semana Santa comienzan el jueves 24 de marzo. Así se me ocurre compartir estos días de trabajo, como podría haber escogido cualquier otra semana, en representación del día a día en el trabajo de Orientación Educativa en las etapas Infantil y Primaria.

Sólo se trata de un pequeño tramo de experiencias, reales, que no reflejan ni mucho menos todo el trabajo que se lleva a cabo en este ámbito, pero si es un compartir una pequeña muestra.

Consulto la agenda (vital para mi, puesto que me permite ordenar y organizar el día a día) para no olvidarme nada y esto es lo que me ocupa…

Ayer lunes llegué al colegio con la tarea a primera hora de realizar una observación en una clase de 1º de primaria, atendiendo sobre todo a un niño que preocupa a su tutora por el “despiste” que presenta en clase. Ya tuvimos (en plural porque actualmente una alumna en prácticas comparte conmigo el espacio/tiempo orientador) una primera entrevista inicial con el chaval, que nos dio pistas sobre su situación personal, familiar, y otras dimensiones que le atañen. Mañana nos reuniremos con su familia para contrastar impresiones.

A segunda hora el seguimiento de tres alumnos (dos chicas y un chico) de una clase de 4º cuyo tutor quería en principio derivar a Salud Mental, pero con el que acordamos que sus situaciones no requerían esta intervención, sino un seguimiento por nuestra parte para intentar, entre todos, diferentes mejoras en el ámbito de los aprendizajes y la conducta. Tras las entrevistas individuales y compromisos pudimos felicitarles por su mejora en la 2ª evaluación respecto a la primera (gran alegría por nuestra parte).

Llegamos al recreo con un encuentro no programado con una mamá, que asomándose a la puerta nos pide la palabra. La atendemos escuchando sus quejas y peticiones que trasladaremos al tutor de su hijo, según acordamos.

A continuación nos entrevistamos con una niña de 2º cuya tutora relata altibajos en su rendimiento. Al entrevistarnos con ella queda patente su malestar personal al tener que dejar a la mayor parte de su familia para regresar a la rutina del colegio, lo cual se refleja en su forma de estar en clase y su rendimiento. En más de una ocasión nos encontramos con situaciones parecidas. Una conversación tranquila y privada puede dar luz sobre la conducta observada y nos permite escuchar, acompañar, empalizar y proponer otras miradas, tanto al profesorado como a los niños y niñas y a sus familias. El día a día “avasallador” no permite en ocasiones esta práctica imprescindible.

El niño de 1º de primaria con el que nos íbamos a entrevistar a continuación no ha venido al colegio. A ver si mañana acude, porque tenemos un hueco a las 10 para hablar con él.

A última hora acuden unos papás de acogida de una chica de 6º con los que aclaramos algunas cuestiones referidas a la preinscripción a Secundaria, las opciones, optativas y posibilidades de apoyo educativo que podría necesitar el próximo curso.

Terminamos la jornada apuntando en el registro de intervenciones de orientación los datos de lo trabajado. Se trata de un recurso que permite llevar al día la atención realizada y que llevo utilizando hace varios años, según un modelo que me facilitó una estupenda compañera en orientación de formación profesional con la que pude compartir un curso en dicha etapa (ver modelo adjunto).

Actualizo archivos en Drive subiendo un PDF sobre estimulación cognitiva.

Agenda

Hoy ha comenzado el día, antes de la entrada del alumnado, con el traslado de la demanda de la mamá (según la entrevista de ayer) al tutor. Se trata de una labor mediadora que tendrá su continuación a la vuelta de vacaciones porque ha dejado recado para que se le llame por teléfono, y al hacerlo han surgido otras quejas y peticiones. Cuando familia y tutor no van en la misma dirección, quien pierde es el alumno. Desde orientación podemos llevar a cabo una labor mediadora que acerque posturas.

El chaval de 6º que tenía que venir a primera hora no aparece… en alguna otra ocasión le hemos ido a buscar, pero hoy esperamos, y en el recreo nos dice que se le ha pasado la hora/día, porque pensaba que era ayer. Acordamos que puesto que su situación ha mejorado en relación a las dificultades académicas y personales que tuvo, nos reuniremos si lo necesita según su demanda.

La que no falla es la niña de 3º con la que venimos realizando un seguimiento a requerimiento de su familia. Es muy reservada, y nos alegra su espléndida sonrisa al felicitarle por la mejora de sus notas. Acordamos volver a vernos en un mes y hablar con su tutora sobre cómo estudiar sociales y naturales. La tutora, muy receptiva, comparte la necesitad de refuerzo positivo con ella y modelará cómo estudiar con toda la clase.

En el recreo surge un nuevo tema imprevisto: una solicitud de cambio de modelo lingüístico por cambio de centro. Es un tema a consultar con el Servicio de Euskera del Departamento de Educación y con el Inspector y la Dirección  del Centro. En Orientación realizaremos el informe requerido si finalmente se produce el cambio. Tras el recreo cerramos con una entrevista el seguimiento de un caso de una niña de 1º.  Se encuentra genial en su nueva clase (según nos relata) y su tutora también la ve ajustada y contenta. Hablamos con la mamá para comunicar nuestras impresiones y contrastar la situación, acordando no llevar a cabo nuevas actuaciones, si no hay nuevas demandas.

Nos entrevistamos con una niña de 4º en seguimiento de su situación en clase.Ha tenido conflictos con una compañera, y el equipo docente está al tanto de la situación. De momento todo va bien, pero nos seguiremos viendo para comprobar que el trato entre ambas sigue siendo respetuoso.

La semana pasada tuvimos una reunión de la RED del barrio que trabajamos con la infancia y adolescencia (salud, servicios sociales, centros educativos y asociaciones) y tengo que cumplimentar el acta a partir de las notas recogidas en dicha reunión. Estamos trabajando para colaborar en la organización de unas jornadas sobre la infancia que tendrán lugar en noviembre.

En el correo electrónico tengo dos respuestas de psicólogas que intervienen con dos niños del colegio. Intercambiamos información, pautas y actuaciones que se trasladarán a los equipos docentes respectivos.

Escribo un correo electrónico a mis compañeras del grupo de trabajo de orientación (con las que me reúno mensualmente según el plan de trabajo anual que promueve nuestro Negociado de Orientación en el Departamento de Educación) para realizar una consulta sobre los planes acción tutorial de sus respectivos centros puesto que pensamos revisar el nuestro (la Directora nos pasa documentación), y enseguida recibo respuestas con ejemplos y actuaciones.

En reunión con la jefa de estudios acordamos la ubicación de dos niños y una niña que acaban de llegar de otro país y de otro centro, según los datos de que disponemos y las características de los grupos.

Mañana a primera hora nos espera un niño de 1º de primaria que ha faltado mucho al colegio. A última hora de la mañana nos reuniremos con su familia. Desde tutoría se habló con ellos. También se ha derivado el caso a Servicios Sociales y al Departamento de Educación por parte de la Dirección. Intentaremos entre todos revertir esta situación porque el derecho del niño a venir al colegio es fundamental.

Veremos si acude el niño de 1º que ayer no vino y con el que nos queremos entrevistar, nos reuniremos con la mamá del niño que estuvimos observando ayer en clase y tendremos una reunión con una tutora de 3º de primaria a la que le preocupa un alumno de su clase que a pesar del apoyo educativo no mejora en sus aprendizajes (probablemente tendremos que realizar una evaluación psicopedagógica para ajustar la respuesta educativa).

Y lo que venga en el día… porque esto es un “no parar”.

Eso sí, esta es mi profesión, mi trabajo, y me encanta.

isabel ibarrola

 

 

 

 

Isabel Ibarrola

Orientadora educativa en Navarra


DEJA UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO O EXPERIENCIA SOBRE EL TEMA.

Anuncios

2 comentarios en “Ayer y hoy en el trabajo orientador

  1. Isabel así exactamente es nuestro día a día. Magnífica descripción. Con todo, como dices es una profesión que encanta, nos pone una varita mágica en la mano, no nos deja parar. Nos importa grandes dosis de comprensión, de compasión hacia el alumno, muchas veces hacia los padres que buscan en nosotros una respuesta, un consejo, un rato de escucha….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s