Ocultar mostrando: el modelo de orientación sistémica para la inclusión educativa

Ocultar mostrando - Raúl R. López

Imagen: Raúl R. López R.

Cuando un o una docente le pide a un orientador/a educativo “mírame este niño” (y te lo muestra con todo su cariño, cuidado y pre-ocupación), mírame esta niña (y te la muestra), y ahora mírame este otro y otro y otro…

Es un señalar hacia fuera, un mostrar para que “cambien” ese niño o niña, ese él, ella, esos ellos y ellas… Mostrando al otro, al alumnado, queda ocultado el “yo”, porque en realidad no es un “mírame”, sino un “mírale”.

Llevado al extremo hay inicialmente solo una apariencia de voluntad de acción, de cambio, sería un mírale, para que lo miren y vean “otros” (especialistas), para que esté durante el máximo tiempo posible en un lugar diferente a mi aula (segregación), porque tras la creencia del “yo no sé qué hacer”, está el “yo no puedo verle”, pues verle hace cual espejo, que vea mis supuestas faltas de capacidades para con él o ella, mi supuesta propia discapacidad (!). Mi miedo, el miedo, dice Nick Vuyicic, es la máxima discapacidad. En lo más íntimo, no es mírame, es mírale para que no me veas lo que yo aún no acepto que se me vea, lo que yo aún no acepto verme.

Lo habitual en la orientación basada en el modelo médico tradicional (porque también existen otros modelos médicos y visiones de “la enfermedad”), es hacer creer que el Sujeto del diagnóstico y tratamiento, es el alumnado diferente y su diferente comunidad a la que pertenece: gitanos, extranjeros, zonas marginales… Porque son ellos a quienes se les atribuye la necesidad, el problema, el déficit, porque son ellos quienes fallan, quienes no prestan atención y quienes no se adaptan al sistema; parece obvio.

En contraposición, el modelo de orientación educativa sistémica pone como objeto de la intervención, las “situaciones de aprendizaje” que se presentan al alumnado, en ver si éstas dan respuesta a las necesidades de la múltiple diversidad que confluyen realmente en el grupo/aula… Porque es el sistema el que ha de adaptarse a la persona y no, sorprendentemente, la persona al sistema (!!)

Es un modelo mucho más difícil de poner en marcha, porque además de las inercias, es (solo inicialmente) mucho más “duro” en lo personal, ya que pone el foco de la atención y de la intervención, no sobre el otro sino sobre el ”yo” del docente, sobre uno mismo, sobre una misma.

Ante la apariencia de lo supuestamente más fácil, lo malo del ”mírale”, es que ninguna respuesta obtenida “me” servirá en realidad; lo bueno del “mírame” (ante esa realidad que tengo enfrente y con la que ya no me enfrento sino que ahora sí que me abro a contactar), es que me permite encontrar la respuesta, rencontrar el saber, que tampoco está fuera (en el orientador/a), sino dentro de mí, no hay sombra sin luz. La solución ya no es entonces el etiquetaje para el posterior encajonamiento, la ayuda tampoco está en una supuesta buena receta, metodología, ni “actuación educativa de éxito”, sino en mí mismo, en mí misma, no ya por lo que sepa o no, sino por lo que siento, que el otro Es y Soy.

En la conciencia de lo que hay, y de lo que yo mismo/a estoy inevitablemente, reproduciendo o cambiando, es cuando se producen los necesarios procesos de creación personales y luego colectivos (¿o es a la inversa?), que dan lugar a las transformaciones necesarias…

El sistema es uno, todo está unido, no hay partes separadas, por lo que todo ocurre igual y al mismo tiempo en el propio orientador/a y en su acción.

 Modelo de orientación sistémica - Raúl R. López

Imagen: Raúl R. López R.

El modelo de orientación educativa tradicional centrado en el Sujeto…

Hacia la de-presión educativa.

Los diferentes profesionales de los Equipos de Orientación Educativa veníamos trabajando de este modelo que nos posicionaba como especialistas externos al Centro para evaluar psicopedagógicamente al alumnado elegido por el tutor o tutora.

Los orientadores/as adaptábamos nuestros informes y dictámenes a la tradición pedagógica del Centro y se lo entregábamos al tutor/a… quien entendía que aparecían orientaciones psicopedagógicas teóricas, imposibles de llevar a la práctica en la realidad de su aula… y calificaba nuestra labor como inútil, porque entre otras cosas no daba respuesta a su verdadera demanda nunca explicitada: “no sé qué hacer, me siento angustiado”.

El tutor/a seguía trabajando solo/a en su aula, pensando que no podría ni sabría implementar actuaciones alternativas a las que ya viene siguiendo… Y todo seguía igual. El sistema, basado en la individualidad y la competitividad, se auto-perpetuaba. O peor, porque no todo seguía igual, el alumnado evaluado quedaba clasificado, etiquetado, e incluso segregado, no se resolvía el problema, y el docente y el orientador/a se sentirán un poquito más impotentes y más quemados profesionalmente.

Es necesario romper esta cadena, recuperar el Sentido Común en la Educación y por lo tanto en la Orientación, el hacer de ella una actuación realmente útil para el profesorado, alumnado, familias y comunidad.

Frente al modelo clínico que no da una respuesta real a las necesidades del sistema educativo, proponemos hacer efectivo un cambio de paradigma en la orientación. Nuestro actual trabajo se desarrolla desde la perspectiva sistémica.

Bajo este modelo ya no nos presentamos con el rol de especialistas, sino que buscamos y vamos ganando la aceptación como un compañera o compañero más del centro, a quien se le abre el aula para que pueda observar las necesidades pedagógicas, no ya solo de un alumno o alumna seleccionado por el tutor/a, sino de todo el alumnado, del aula y del Centro, de las familias y del profesorado.

Realizado este análisis, emerge una Orientación DISruptiva, comprometida, crítica, ética y TRANSFORMADORA que ayuda a DES-aprender al profesorado, al mismo tiempo que le empodera haciéndole reconocer toda su capacidad profesional para favorecer el cambio, la adaptación real del aula a las necesidades de la diversidad del alumnado.

El orientador/a, junto con los docentes y familia, analizamos las posibles fuentes disfuncionales (DISpedagógicas) y las respuestas que todo el sistema puede ofrecer. Es decir, se observan las necesidades de cambio que necesita el Sistema Educativo del Aula y del Centro y se abordan las soluciones que toda la Comunidad Educativa podría y puede realmente ofrecer.

Ahora, cuando se determina una necesidad de Apoyo, no es dictaminada para un alumno o alumna en concreto, sino que dicho apoyo es ofrecida al aula, al docente.

Entendemos que en realidad no hay alumnado con Dificultades de Aprendizaje (DIA), sino que todo docente se enfrenta diariamente a Dificultades de Enseñanza (DIE). Es por ello que la profesión docente tiene el alto prestigio profesional de encontrar respuestas a cada reto que diariamente se le van presentando.

Las orientaciones psicopedagógicas ya no van dirigidas a cómo aprende o ha de aprender el alumno, pongamos, “Geografía”, sino que van dirigidas a cómo modificar El Espacio del Aula, su mobiliario, su agrupamiento, sus paredes o no paredes… para favorecer la aparición del cuerpo, de lo simbólico y de lo emocional, y con ello la motivación y el verdadero aprendizaje.

Las orientaciones psicopedagógicas ya no van dirigidas a cómo aprende o ha de aprender la alumna “Historia”, sino que van dirigidas a cómo modificar Los Tiempos del Aula… No solo el cuándo y cuánto tiempo de cada unidad didáctica, sino la unificación temporal de proyectos, de competencias. No solo romper la rigidez de sesiones de una hora de duración, sino unir ámbitos de enseñanza.

No solo distribuir los tiempos lectivos a un docente, sino fusionar en un mismo tiempo lectivo a varios docentes con un mismo grupo (o varios) de alumnado

Las orientaciones psicopedagógicas irán dirigidas no solamente a la intervención de los docentes, sino a la intervención de toda la Comunidad Educativa en SU Centro, porque es Público, es decir, de todas y todos, y por lo tanto abierto a la Comunidad, abierto a la participación dentro del aula del voluntariado, abierto a la participación real de las familias, que no llegarán al Centro meramente a recibir informaciones sobre decisiones ya previamente adoptadas, o para consultarles su opinión entre un par de opciones ya cerradas, sino para que propongan directamente y formen parte real de las decisiones que se tomen en el Centro.

Para todo este trabajo solidario, colaborativo de los distintos colectivos que inciden sobre el Centro, el o la Orientadora, hemos dejado de trabajar en solitario en nuestras respectivas sedes, nos reunimos con profesionales de otros Equipos que voluntariamente desean desarrollar este tipo de Orientación Sistémica para fomentar los procesos de creación colectiva, para visitar centros con Actuaciones Educativas de Éxito y Buenas Prácticas y desarrollar así nuestros procesos de autoformación continua.

Finalmente, o mejor dicho, continuamente, es necesario evaluar todo este trabajo, pero no cuantitativamente el número de evaluaciones realizadas, sin valorarse la utilidad o inutilidad de las mismas, sino que valoramos los niveles de utilidad y lo que es tanto o más importante los niveles de satisfacción personal y profesional tanto del profesorado como de nuestra práctica profesional.

Un reto profesional y personal apasionante.

Raúl R. López Reyes

Raúl R. López Reyes

Psicólogo, Orientador educativo de la Junta de Andalucía

Página Orientación Educativa Sistémica en Facebook


DEJA UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO O EXPERIENCIA SOBRE EL TEMA.

Anuncios

2 comentarios en “Ocultar mostrando: el modelo de orientación sistémica para la inclusión educativa

  1. Hola, Soy Leticia, profesora técnica de servicios a la comunidad en un equipo de orientación. Quería agradecerte tu artículo por aportar la mirada sistémica sobre el trabajo desde un equipo de orientación. Con mis compañeras orientadoras tengo la suerte de poder compartir lo que reflejas, e intentamos traducirlo en nuestra práctica. Cuando desde los centros hay un trabajo en equipo, para recolocar lo que rodea al alumno o alumna, en vez de intentar recolocarle a él o ella, se obtienen mejores resultados que repercuten en toda la comunidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s