Que no hay tiempo para más…

Mi escritorio - Alberto del Mazo

Entro a las clases de 4º de ESO y de 1º y 2º de Bachillerato en este primer trimestre. Conecto mi ordenador y presento a cada grupo lo que pueden encontrar en el blog del Departamento de Orientación y en otros espacios útiles. Repasamos en qué punto inestable y cambiante está el sistema educativo. Atienden, con preocupación. Participan. Les explico cómo pueden construir su propio portafolio vocacional y les animo a empezar a ello. Indico que la orientación es un proceso de toma de decisiones y que no pueden elegir si no recogen y analizan críticamente información contrastada. Aún quedan unos minutos para un turno de preguntas en el que muestran muchas inquietudes. Dejo la cuenta de correo y recuerdo la ubicación del horario del Departamento para que consulten lo que ha quedado en el tintero. Algunos me escriben, otros se pasan a preguntar, pero entre preparar los exámenes, los deberes, las extraescolares… bastantes me reconocen que no les es fácil encontrar el momento para ponerse a revisar a fondo la información que les facilito. Intento simplificar lo que les hago llegar, utilizar vídeos cortos, infografías y pequeños artículos. Aprendo con ellos. Avanzo.

Comienzo la fase presencial de un taller sobre Orientación 2.0 sobre el uso de artefactos digitales, con orientadoras y orientadores, invitado a muchos kilómetros de mi centro. Muestro ejemplos de buenas prácticas y pasamos a la acción, con algunas herramientas concretas. Trastean y cacharrean. Se atascan a veces. Yo también. Avanzamos y vencemos miedos, inseguridades ante el uso de TIC. La fase presencial acaba con la sensación de que harían falta muchas más horas… y así es. Pasamos a una segunda fase en línea donde cada cual participa en la medida que su cargado día a día se lo permite. Cada uno sigue a su ritmo y deja para más adelante poder profundizar en el manejo de aquello que requiere de una inversión de tiempo que no tienen. Grabo videotutoriales y acabo juntando una guía básica con atajos. Aprendo con ellos. Avanzo.

Estoy en casa, poniéndome al día sobre las últimas novedades educativas, consultando recursos que otras personas comparten en sus blogs o en redes. Leo y releo. Tuiteo y retuiteo. Publico en OrienTapas o en ¿QuÉduQuÉ-QuÉduCuándo?.  Comparto en Facebook, Google+, LinkedIn,… Cito y comento. Enredo y me enredo con mis orientadores y educadores de cabecera, las personas con las que comparto en red un ratito cada día. Cuando podemos, nos desvirtualizamos y “orientapeamos” en directo. Aprendo con ellos. Avanzo.

Se hace tarde y es hora de descansar, pero aún me falta avanzar con el trabajo de Historia y Cultura de España, de Magisterio. He elegido investigar sobre las cartas personales de Felipe II para ver cómo era su día a día entre papeles; un rey que añadía notas, comentarios, breves respuestas, … Desde su mesa, Felipe II gestionaba la información y su tiempo escaso como podía. Entre otras, he encontrado esta carta a su secretario escrita bien entrada la noche, con su tarea burocrática aún sin acabar. Inevitablemente, en la mesa de Felipe sí se ponía el Sol:

Porque me queda aun que hacer y estoy harto cansado, no creo que os llamaré esta noche, pero os diré aquí algunas cosas, y principalmente que he pensado más en esto del medio general… A las galeras que esperaban a mi hermano Juan de Austria, de quien he tenido hoy nueva que había entrado el miércoles en Francia, ordeno que se vayan a Italia con el dinero; miraréis si hay algo de prisa que escribir con ellas, para que se haga mañana, con que sea breve, que no hay tiempo para más”.

Carta de Felipe II a su secretario Mateo Vázquez (Madrid, 27-X-1576). Fuente: Felipe II íntimo.

Sin duda nuestro tiempo en el día a día en nuestros centros es limitado pero si dejamos de lado el seguir aprendiendo y reflexionando sobre nuestro trabajo corremos el riesgo de estancarnos, de ser profesionales que simplemente salen del paso utilizando lo que toman de aquí y de allá, sin criterio, a la deriva. Sí, a veces nos falta tiempo y nos cuesta llegar a todo, pero sigo creyendo que el camino pasa por seguir pescando en red y devolviendo al río gran parte de lo pescado. De lo contrario, desactualizados, desconectados, podemos dar respuestas que ya no valgan y, posiblemente sin pretenderlo, por salir del paso, tomaremos el pelo a nuestros alumnos, familias, tutores,…

Por eso es un golpe de aire fresco la propuesta de Colectivo Orienta. Un espacio para escribir libremente sobre tu día a día, sobre recursos utilizados y experiencias reales. Un espacio para ti, para mí, un lugar para pararse un momento y escribir sobre lo que nos preocupa y sobre lo que hacemos en orientación y educación.

Confío en poder leer en este blog a muchas más voces cada semana. Quiero conocer lo que hacen y lo que piensan otras personas que comparten esta profesión, gente que acepte este reto que aporta tanto a quienes escriben como a quienes leen. Aprendemos. Avanzamos. Juntos.

alberto del mazo

 

 

Alberto del Mazo

Orientador en Comunidad de Madrid


DEJA UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO O EXPERIENCIA SOBRE EL TEMA.

Anuncios

2 comentarios en “Que no hay tiempo para más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s